Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

NUEVAS COSTUMBRES

Casarse en Nochevieja

Cerca de mil invitados comenzarán el año al grito de '¡Vivan los novios!' en las cinco bodas que se celebran hoy en Zaragoza.

Mónica Lorente y Óscar Otero se harán hoy las fotos en el Belén de la plaza del Pilar
Casarse en Nochevieja
OLIVER DUCH

Decidir dónde y con quién pasar la Nochevieja es una tarea complicada para muchas personas y pretender celebrar el año nuevo con familiares y amigos al mismo tiempo, un sueño casi inalcanzable. En 2009 dos parejas zaragozanas encontraron la mejor forma de conseguirlo, dar el 'sí quiero' el último día del año. "Pudimos reunir a todos nuestros seres queridos", recuerdan emocionados Ana Simón y Eduardo Bastilla, que un año después continúan felizmente casados. Ellos encendieron la mecha de las llamadas 'boda-cotillón' y hoy otras cinco parejas seguirán su ejemplo.

El encargado del departamento comercial de La Alquería, Sergio Labrador, explica que casarse en Nochevieja "es una idea muy original que mezcla dos fiestas entrañables". Además, indica, "se unen las tradiciones típicas de la boda como son cortar la tarta, tirar el ramo o regalar la liga, y las tradiciones de la Nochevieja, las uvas y la bolsa de cotillón".

Ni el elevado precio de los menús, ni la búsqueda desesperada de fotógrafos han frenado los planes de boda de ninguna de las cinco parejas. "Es increíble como inflan los precios, mucho más de lo que pensábamos", comenta Mónica Lorente, una de las contrayentes.

En este sentido, desde el restaurante El Condado de Aragón afirman que un menú de boda en Nochevieja no tiene que ser más caro que en cualquier otra fecha. "Si el restaurante tiene en plantilla camareros extras de forma habitual y siempre contrata al mismo DJ, no tendrá problema en contar con personal para este día y les pagará un poquito más, pero no mucho más", detalla. Esta es la tercera vez que realizan una boda el último día del año "al mismo precio". Por el contrario, Mª Ángeles Franco, del restaurante Las Lanzas, comenta que no celebran bodas el día 31 porque "sale muy caro para los clientes -el menú les cuesta el doble-, ya que los camareros extra y la orquesta cobran cinco veces más que otro día cualquiera". Además, apunta, "al precio del menú hay que incluir lo que vale poner uvas y bolsas de cotillón para más de 100 o 200 personas".

Enlaces en tiempos de crisis

Una boda siempre conlleva un gasto elevado tanto para los contrayentes como para los invitados. Al enlace de Óscar Oteo y Mónica Lorente algunas personas no asistirán por no poder dar regalo. "Tenemos una pareja de amigos que no van a venir porque no tienen dinero, les hemos dicho que acudan pero no les parece bien", indica Lorente. "Y mi primo -cuenta Oteo- lleva un año y medio en paro y ha conseguido trabajo para esta noche en la barra del bar del pueblo. No va a venir a la boda y lo entiendo perfectamente". Además, afirman, "hay muchas personas que te dan menos regalo del que les gustaría por falta de presupuesto".

Las parejas de novios que hoy se casan coinciden en que emplearán sus regalos de boda "para pagar el banquete y, si hay suerte, también la luna de miel".

Etiquetas