Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Blog - Los desastres de la guerra

por Gervasio Sánchez

AGRESIÓN EN ZARAGOZA

Denuncia a los porteros de un bar por golpearle

El dueño del local niega la acusación y dice que solo lo sujetaron porque agredió a un cliente.

Rafael Abances, con los papeles de la denuncia contra el bar.
Denuncia a los porteros de un bar por golpearle
J. M. MARCO

Una denuncia que deberá ser investigada y dos versiones distintas sobre unos mismos hechos. Rafael Abances asegura que en la madrugada del pasado 24 de diciembre fue objeto de una agresión por parte de los encargados de seguridad de un bar del centro de Zaragoza. El dueño del establecimiento, sin embargo, lo niega rotundamente y asegura que el personal se limitó a sujetar y sacar a la calle al hombre hasta que llegó la Policía.

Rafael Abances cuenta que entró al local con unas amigas y un cliente molestó a una de ellas. "Yo me volví hacia él y nos dimos dos empujones. No pasó nada más. De repente vinieron tres o cuatro de seguridad, me sujetaron y me empujaron contra la máquina del tabaco. Luego me sacaron a la calle y uno me hizo doblarme hasta hacerme bajar la cabeza y me dio varios puñetazos en el ojo y la nariz. Yo le di un mordisco en el brazo para que me soltara", explica. "Empecé a sangrar y me tuvieron que atender en una ambulancia", añade. El parte médico que aporta refleja un "importante hematoma" y traumatismo en el ojo izquierdo.

Por su parte, el dueño del local, Jesús Gran, reconoce que hubo un incidente entre un cliente y una acompañante de Rafael Abances y que este reaccionó dando "dos cabezazos" al que la molestó. "El personal de seguridad se acercó para sujetarle y no había manera. A uno de los porteros le dio un mordisco. Lo tuvieron que sacar a la calle hasta que llegó la Policía, a la que llamamos nosotros y el ojo se lo hirió cuando dio los cabezazos", dice. "Hay cámaras de seguridad y allí se verá lo que ocurrió. El que se pasó fue él", manifiesta Gran.

Rafael Abances mantiene que el incidente con el otro cliente fue una "tontería" y que si no hubieran intervenido los porteros, no habría pasado nada más. Además, cree que como había más gente del aforo del local la situación "se les fue de las manos".

Etiquetas