Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRANSPORTE

Comienzan a desmontarse los carriles del tranvía en Goya para reparar el túnel ferroviario

La empresa adjudicataria de las obras está troceando las vías y la plataforma en piezas de 2,5 metros y 800 kilos.

Varios operarios contemplan los trabajos, con un tramo de carril retirado en primer término.
Comienzan a desmontarse los carriles del tranvía en Goya para reparar el túnel ferroviario
OLIVER DUCH

La sociedad Los Tranvías de Zaragoza comenzó ayer a levantar los carriles instalados en el cruce de la avenida de Goya para reparar los daños causados en el túnel del cercanías cuando se colocaron las vías. Al construir la plataforma tranviaria, los operarios perforaron la capa impermeabilizante que protege la cubierta de la estación de cercanías, por lo que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), encargado del proyecto, exigió que se arreglaran los daños.

La única solución que aceptó el Adif fue la de levantar la plataforma y las vías, sustituir la capa de impermeabilización dañada y volver a instalar los carriles. En total, un mes de trabajo perdido, con su consecuente retraso en las obras y, sobre todo, en las pruebas que realizan los convoyes desde hace varias semanas.

Ayer comenzaron los trabajos en la zona, a pesar de que el incidente se conoce desde hace casi un mes. La espera se debe a que se quisieron terminar los trabajos de electrificación de la zona y, sobre todo, a que el tranvía pudiera hacer una pasada en pruebas por el cruce y por Gran Vía, para comprobar que todo funcionaba correctamente.

Este ensayo llegó el jueves de la semana pasada y fue "satisfactorio", según señalaron ayer fuentes de la sociedad encargada de la obra, lo que permitió adelantar la retirada de las vías, que en principio estaba fijada para los primeros días de enero. Ayer, bajo la supervisión de Los Tranvías de Zaragoza y del Adif, varios operarios comenzaron el proceso. Con ayuda de una enorme sierra radial acoplada a los carriles, una empresa especializada en el corte de hormigón troceó en conjunto la plataforma tranviaria y las vías. Lo hizo en piezas de 2,5 metros y unos 800 kilos de peso.

Cuando un enorme bloque quedaba suelto, un soldador acoplaba unas pequeñas piezas metálicas con agujeros a los carriles, para que una grúa pudiera después enganchar la plataforma del tranvía, levantarla y llevársela. El proceso arrancó por las vías de sentido entrada a la ciudad. En total, se van a levantar unos 15 metros de raíles en cada sentido, ya que la instalación de la plataforma no dañó todo el cruce, sino aproximadamente la mitad.

Retrasos en las pruebas

Este contratiempo, el más importante desde que comenzaron las obras, supondrá un retraso de alrededor de un mes que, no obstante, no dilatará en el tiempo la inauguración de la primera fase de la línea entre Valdespartera y Gran Vía, prevista para abril. Esa al menos es la intención tanto del Ayuntamiento como de la sociedad Los Tranvías de Zaragoza, y así lo avanzaron el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y la concejal de Servicios Públicos, Carmen Dueso.

Sin embargo, sí retrasará notablemente el desarrollo de las pruebas, ya que el tranvía no volverá a acceder a Gran Vía hasta, como pronto, finales del mes de enero. Las fuentes consultadas ayer apuntaron que el ritmo que se pueda marcar estos primeros días en la retirada de carriles será clave para ver si este plazo se puede cumplir.

Cuando se haya retirado la plataforma tranviaria habrá que quitar también la capa de mortero que hay debajo, para después sustituir la superficie impermeabilizante que se dañó en su día. Tras esta operación habrá que hacer de nuevo la prueba de estanqueidad para comprobar que no pasa el agua. Para ello, se llenará la zona con líquido durante un tiempo y se observará si hay filtraciones. Solo si la prueba es positiva se podrá volver a reconstruir la plataforma tranviaria y se instalarán los carriles.

Esta vez, estos trabajos se harán de otra manera. En su día se perforó el hormigón para fijar el encofrado usado para construir la plataforma del tranvía, y fue esto lo que agujereó la lámina impermeabilizante. Ahora, se optará por un nuevo sistema de fijación, con una especie de puntales de madera menos agresivos con el suelo.

Todos estos trabajos se están realizando de manera coordinada entre Los Tranvías de Zaragoza y el Adif. Hasta que esta administración no dé el visto bueno a la solución tomada no se podrán volver a colocar las vías. En última instancia, lo que quiere evitar el ente dependiente de Fomento es que en el futuro esos pequeños agujeros puedan causar filtraciones y goteras en la estación de cercanías de Goya.

Etiquetas