Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SEGURIDAD VIAL

Piden 3 años de prisión para un motorista por un accidente mortal en Cadrete

El acusado dio positivo en alcohol y drogas, pero dice que quien conducía no era él, sino su amigo, que resultó muerto.

El Juzgado de lo Penal número 7 de Zaragoza juzgó ayer a José Carlos C. F., para quien la Fiscalía pidió tres años de prisión como autor de un delito de imprudencia grave con resultado de muerte. La víctima fue un amigo con quien se desplazaba en una motocicleta por la N-330. Aunque el vehículo estaba a nombre del acusado, este mantiene que quien conducía la Honda 1.100 c.c. era su compañero, Ángel A. T., de 45 años.

Los hechos se produjeron sobre las 00.45 del 7 de mayo de 2008, en el término municipal de Cadrete. A la altura de la rotonda que da acceso a la localidad desde la N-330 (p. k., 482), la motocicleta se fue al suelo. Y como consecuencia del golpe, uno de sus ocupantes perdió la vida y el otro sufrió lesiones graves.

Durante el juicio celebrado ayer, el acusado, al que asiste el letrado Javier Notivoli, insistió en que cuando se produjo la caída era su amigo quien conducía. Sin embargo, no opina lo mismo la Guardia Civil. El funcionario que se encargó de redactar el atestado concluyó que quien iba a los mandos de la Honda era su propietario. Además de parecerle "lo más lógico", por ser el dueño, el agente recordó que quien llevaba puesto el casco homologado era el acusado. Por la posición en la que quedaron los cuerpos sobre la calzada, la Guardia Civil también está convencida de que quien pilotaba era José Carlos C. F.

Tras el accidente, el acusado se sometió a la prueba de alcohol y al test de drogas. Y en ambas dio positivo. De hecho, circulaba con 2,06 g/l de alcohol en sangre, y se hallaron restos de cocaína y cannabis tanto en la muestra de sangre como en la de orina.

Para la Fiscalía, fue esta circunstancia la que hizo que el acusado perdiera el control de su moto y cayera al suelo al entrar en la rotonda de Cadrete. Considera además que circulaba con exceso de velocidad, lo que agravó las consecuencias del accidente. Además de los tres años de prisión, el ministerio público solicita que el acusado sea desposeído de su licencia de conducir durante cuatro años.

Etiquetas