Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SUCESOS

Piden 28 años para cuatro marroquíes por el secuestro de un compatriota

La Policía lo rescató después de estar casi dos días encerrado en el maletero de un coche.

Cuatro hombres de nacionalidad marroquí y residentes en la localidad zaragozana de Caspe serán juzgados hoy en la Audiencia Provincial de Zaragoza acusados de secuestrar a un compatriota, al que también causaron lesiones. El fiscal pide para cada uno de ellos siete años de cárcel por un delito de secuestro, además de una pena de 600 euros de multa. La defensa pide la absolución.

Los hechos se produjeron en octubre de 2009. Según el fiscal, los cuatro acusados –Ahmed L., Mimoune E., El Aya E.. y Ali L.– puestos de común acuerdo y con un plan preconcebido para obtener dinero, decidieron privar de libertad a Azdine H. y solicitar a sus familiares la entrega de 3.000 euros a cambio de liberarlo sin hacerle daño. El día 3 de octubre los cuatro inculpados pasaron la tarde con la víctima en Caspe y le propusieron ir en coche a una localidad cercana para ver a un amigo. Azdine accedió y, una vez en el vehículo, lo trasladaron a un paraje solitario y allí, “con la intención de atemorizarlo y menoscabar su integridad corporal”, le golpearon con un puño americano, le amenazaron con un machete, lo ataron de pies y manos y lo amenazaron con “tirarlo al río”. Después, lo metieron en el maletero y lo dejaron ahí durante dos días. Mientras tanto, los secuestradores se pusieron en contacto telefónico con la madre de Azdine, residente en Marruecos, y le comunicaron que tenían retenido a su hijo y que lo matarían si no saldaba una supuesta deuda contraída por un tema de drogas.

La madre facilitó a los secuestradores el teléfono de su yerno para que trataran directamente con él. Al final, esta persona denunció los hechos ante la Policía, que puso en marcha un plan de actuación que ya tiene establecido por la Comisaría General para este tipo de delitos. Por ese motivo, se desplazaron hasta Zaragoza agentes de la Sección de Secuestros de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta. En colaboración con el Grupo de Homicidios y tras llevar a cabo las primeras pesquisas, los agentes obtuvieron datos suficientes, tanto de los autores como de la zona donde podían tenerlo, en concreto, en Pina de Ebro. Entonces se acordó entregar el dinero en el área de servicio de Rausán, en la madrugada del 5 al 6 de octubre. Allí acudieron dos de los implicados, que fueron arrestados, y posteriormente se apresó un tercero, que estaba en un turismo en cuyo maletero descubrieron al secuestrado, asustado y malherido.

Etiquetas