Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ENTREVISTA CON EL ALCALDE

Belloch: "Si pierdo, no me veo cuatro años en la oposición"

Está convencido de que ganará las elecciones de mayo, pero deja caer que si las urnas le obligan a ceder la vara de mando, abandonará la vida política municipal.

Juan Alberto Belloch, en su despacho de la plaza del Pilar.
Belloch: "Si pierdo, no me veo cuatro años en la oposición"
JOSé MIGUEL MARCO

El socialista Juan Alberto Belloch ha cambiado desde que ganó la Alcaldía de Zaragoza en 2003. Si aquel año se hizo con el cargo, entre otras cosas, enarbolando la bandera del metro, hoy defiende con pasión el tranvía. Si una de sus primeras decisiones al llegar a la segunda planta de la plaza del Pilar fue paralizar el plan Romareda del PP después de una etapa por la oposición en la que, por ejemplo, rechazó Arcosur, en la actualidad tiene varias recalificaciones en cartera y las apoya con ardor. Pero en algo no ha cambiado: sigue sin tener pelos en la lengua. Por eso, no tiene problemas en decir que no le gusta la opción de un tripartito de izquierdas para gobernar Zaragoza o que, con consenso, recalificaría los suelos de la Ciudad Deportiva. O no le duelen prendas a la hora de calificar a José Atarés como un buen alcalde o al apoyar al vicepresidente José Ángel Biel, del PAR, en su conflicto con el PSOE por la Ley de Capitalidad. A seis meses de las elecciones y con la amenaza de que la oposición le tumbe por primera vez en siete años los presupuestos, admite que la gestión de Zapatero le puede pasar factura. Pero, pese a todo, Belloch se ve ganador y hace su propia quiniela electoral: dice que el PSOE sacará 14 concejales (a dos de la mayoría absoluta) y el PP, 12.

 

El Ayuntamiento de Zaragoza sigue sin presupuestos para 2011. ¿La ciudad está abocada a la prórroga presupuestaria?

La diferencia respecto a otros años es evidente: que hay elecciones. Por lo tanto parece que de momento priman los intereses electorales. Digo de momento porque hasta el último segundo del día de presupuestos no pierdo la esperanza de que los grupos hagan un ejercicio de responsabilidad.

¿Se puede justificar no tener presupuesto por 300.000 euros para los Juegos Olímpicos, el 0,04% del total? ¿Por qué no quita esa partida como pide CHA?

Equivale a decir que Zaragoza se retira y gana Barcelona. Y mientras yo sea alcalde, no gana Barcelona. Segundo, es una obligación jurídica. Y luego hay una razón de fondo: desde la minoría más absoluta tratar de bloquear una decisión ampliamente mayoritaria del Ayuntamiento es contrario al principio democrático.

¿El Ayuntamiento está en quiebra como dice el PP?

Al pago de la deuda dedicamos poco más de 5% del presupuesto. En la época de Luisa Fernanda Rudi era el 15%. Que cualquier ciudadano piense en si su hipoteca representa el 5% de sus ingresos. Respecto a lo de la quiebra, es fatal, porque en los temas de confianza económica, los elementos efectivos de credibilidad son fundamentales. Nadie responsable puede decir algo que, encima, no es cierto.

¿Cuál es entonces el problema?

Que se han rebajado drásticamente los ingresos del Estado y la recaudación por los impuestos municipales. Lo que ocurre es que a los ayuntamientos nos falta la Ley de Financiación. Y sobre todo, cuando las cosas iban muy bien, resultaba más fácil olvidarse de las competencias impropias. En nuestro caso son cerca de 90 millones de euros. Por eso nuestra opción no es solo la Ley de Financiación Local, sino que la Ley de Capitalidad, que debe fijar quién ejerce la competencia con financiación suficiente. De ahí que estemos de acuerdo con la proposición de ley de José Ángel Biel.

¿Y lo lógico no es que la Ley de Capitalidad llegue con el acuerdo de los dos partidos de la DGA, el PSOE y el PAR?

Yo quiero que la apoye mi partido. Mi posición va a ser apoyar la de Biel, que espero que también sea la de mi partido.

En el debate sobre el estado de la ciudad defendió la recalificación de los suelos en Las Fuentes.

Ahora estamos en una fase de consulta con los vecinos. En torno a febrero o marzo se presentará en Gerencia, para que los grupos manifiesten su opinión. Desde luego, desvinculado de Floralia, ya que si se vincula no habría posibilidad de voto positivo. Si aún separando Floralia se oponen, francamente me quedaría asombrado.

¿Y la recalificación de los suelos de la carretera de Huesca irá en su programa?

Sí, pero el ritmo se tiene que ralentizar. Otra cosa es que vayamos creando suelo. A medio plazo es imprescindible. A corto, no lo creo. Puede esperar y habrá que acompasarlo a la realidad inmobiliaria.

Ya sabe que las recalificaciones de suelo privado son polémicas.

La doctrina de que la recalificación es mala es pedestre, pueblerina. ¿Para hacer la Expo fue mala? ¿Hacer el Parque del Agua fue una recalificación mala? ¿O la de Valdespartera? ¿O la de Arcosur? Es una extraña religión que ni comparto y ni siquiera comprendo. El tema no es recalificación sí, recalificación no, sino para qué.

Pero cuando usted estuvo en la oposición rechazó varias recalificaciones, como Arcosur o el solar de La Romareda.

Arcosur sí porque en ese momento quisimos dar prioridad a Valdespartera. Fue un error oponerme a esa recalificación y rectificamos cuando llegamos al Gobierno. Respecto a La Romareda, la operación que presentó el PP no me pareció la correcta.

¿Comenzará antes de las elecciones la segunda fase del tranvía?

Comenzará en marzo, pero solo se actuará en cocheras y en los tramos que no afectan al tráfico. Como mucho hasta el Centro Politécnico Superior.

Esta semana se ha conocido el problema de las afecciones al túnel de Goya por las obras del tranvía. ¿Cómo es posible que, como usted dice, no se vaya a retrasar la obra si hay que levantar las vías?

Ni retraso ni costarnos un euro. Me dicen los técnicos que se puede seguir haciendo la obra mientras se hace el arreglo.

La oposición habla de prisas electorales.

Es una actitud un poco infantil. Tonto no soy. ¿Cómo podría dar instrucciones políticas para acelerar unas obras que podrían generar accidentes?

¿El metro en Zaragoza ya está olvidado?

Olvidado no, porque está el estudio en marcha. Para mis socios del PAR es fundamental y, sin duda, si logramos formar gobierno, habrá que llegar a un acuerdo en el pacto.

Se ha vuelto a hablar del campo de fútbol, con una empresa que se habría ofrecido a participar en el proyecto.

De ahí solo puedo hablar de mis deseos. Mis deseos son licitar en 2011. Es otro de los proyectos que debe sobrevivir a la crisis. Debe ser con financiación extrapresupuestaria. A partir de ahí hay empresas interesadas en hacerlo, pero veremos si a la hora de la verdad, cuando haya unos pliegos del concurso, aguantan.

¿Cómo vive la crisis del Real Zaragoza?

Pues muy preocupado, no solo por los aspectos deportivos, sino también por los financieros. Pero el Ayuntamiento no puede intervenir directamente. No podemos ni avalar, porque a diferencia de la DGA lo tenemos prohibido. El Ayuntamiento hará lo que pueda dentro de sus competencias.

¿Qué le parecen las críticas de Agapito Iglesias a las instituciones a las que acusa de falta de apoyo?

Sinceramente no me parece muy hábil. En una situación como esta, en la que será necesaria la ayuda de todos, lo razonable es medir más las declaraciones.

¿Recalificaría la Ciudad Deportiva?

Si hubiera consenso, no tendría inconveniente. Hace falta un nivel amplísimo de consenso y el concurso del PP es imprescindible. Si dentro de una operación más amplia la parte que nos tocara fuera esa no me opondría, dentro de un amplio consenso. Y habría que buscar una contraprestación. Gratis no se daría nada.

Las encuestas no ofrecen buenas expectativas para el PSOE. ¿Valora la posibilidad de perder las elecciones?

Perder francamente no. Pero que se puedan ajustar mucho los márgenes sí, por el desgaste de las políticas del Gobierno de la nación. Pero en periodos de crisis hay ayuntamientos que se han mantenido al margen de la dinámica nacional. Espero que Zaragoza siga funcionando como una isla.

Y si usted no consigue reeditar la Alcaldía de Zaragoza, ¿qué haría?

Pues hombre, probablemente ser coherente con la decisión de los ciudadanos. No me veo en la oposición cuatro años después de una derrota en las municipales. Creo que no es útil. El propio Pepe Atarés lo intentó y eso no funciona. Habría que tomar decisiones. Pero que no se haga nadie ilusiones. Tenemos altas probabilidades de ganar.

¿El alcalde que salga de las elecciones debería formar parte de la lista más votada?

Ojalá. Pero imagine una situación en la que el partido más votado no fuera el PSOE y tuviera un número tan pequeño de concejales que no pudiera adoptar ni una sola decisión. Hace falta un gobierno fuerte y eso implica una política de alianzas muy sólida. No excluyo esa posibilidad, pero la veo muy remota. Me sorprendería que no fuéramos la lista más votada.

¿En qué condiciones gobernaría?

Alguien que pusiera como condición que nos retiremos de los Juegos Olímpicos no podría estar en mi gobierno. Por seguir siendo alcalde no puedo renunciar a las cosas que creo que son imprescindibles para la ciudad. No es negociable el cierre de la orla este, o el tranvía, o el estadio...

Con el antecedente de Cataluña, qué le parece la solución de un tripartito de izquierdas para gobernar Zaragoza.

Yo tengo un compromiso político con Manu Blasco, no con el PAR. Ha sido mi socio y la primera persona a la que invitaría a formar parte de mi gobierno. A partir de ahí hablaría con IU, porque nos ha apoyado en momentos básicos. Y con la CHA. Pero por ese orden. Me parece imprescindible que esté el PAR, porque evita los riesgos de un frente de izquierdas. Debe ser un gobierno más equilibrado.

¿Será la última vez que se presente a las elecciones para la Alcaldía de Zaragoza?

No ponga límites a la providencia. Como sabe, mi último horizonte es 2022. Depende de dos factores: que lo quieran los ciudadanos y que yo tenga la convicción de que puedo seguir siendo útil.

En su partido se especula mucho sobre si concluirá su mandato hasta 2015 en el caso de ser reelegido en mayo.

Creo que ganan los que apuestan por que termino la legislatura, salvo que viera que realmente no cumplo un papel específico. Cargos he tenido todos los del mundo. Tener un cargo por tenerlo no forma parte de mi horizonte.

¿Y la opción del Senado?

Si me lo pide mi partido, no lo excluyo, porque ahora estar en Madrid es útil para la ciudad. Se van a mover muchas cosas y no está mal tener una ventana en Madrid.

¿Se puede abrir en la próxima corporación una batalla sucesoria en el PSOE local?

He pasado por todas las épocas, pero en este momento mi partido me apoya al 100%. Lo que no voy a hacer nunca es designar sucesor. Todas las personas que han hecho eso se han equivocado. Pero insisto, que esto puede durar hasta 2022.

Etiquetas