Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Tercer Milenio

TRIBUNALES

El fiscal pide 4 años de cárcel para un acusado de desvalijar 14 pisos

Los delitos se cometieron entre diciembre de 2009 y abril de 2010 en la capital aragonesa.

Mihaita Stasciu fue juzgado ayer acusado de un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada, por el que el fiscal le pide cuatro años de prisión. En realidad, los asaltos fueron catorce y se cometieron en apenas cinco meses en otros tantos domicilios de la capital aragonesa.

Junto a Stasciu fueron juzgados, Cristinel Costel Asoltani y Ana María García Martínez por sendos delitos de receptación. Al principio, el fiscal también acusaba al primero de robo continuado, pero modificó su calificación y pasó de cuatro años a ocho meses de cárcel por guardar los objetos robados. Idéntica pena pidió para la mujer, defendida por la letrada Olga Oseira.

Todos los asaltos se cometieron de idéntica manera. Una vez que conseguían que algún vecino les abriera la puerta de entrada de la calle, rompían las cerraduras de la vivienda elegida y extraían el bombín. Una vez dentro, se apoderaban de televisores, equipos de informática, cámaras de fotos, teléfonos móviles, prendas de vestir, especialmente de caballero, bebidas, joyas y dinero en efectivo. Además de desvalijar las viviendas, también causaban numerosos desperfectos.

La investigación abierta por Policía permitió detener a Staciu gracias al control de la compraventa de joyas en los establecimientos públicos. En uno de ellos, situado en Las Delicias, los agentes recuperaron joyas robadas que habían sido vendidas por el acusado. Posteriormente, en el registro de su domicilio, que compartía con Ana María García, encontraron una serie de billetes de origen polaco -sustraídos a una de las víctimas- así como un reloj. En la casa de la mujer también hallaron numerosos objetos procedentes de los delitos, así como en los dos turismos -un Opel Omega y un Seat Ibiza- que Staciu usaba para transportar la mercancía y los últiles para cometer los robos.

El valor de lo robado y no recuperado ascendió aproximadamente a 36.000 euros, cantidad que deberán pagar a los perjudicados o a las compañías de seguros que los indemnizaron en el momento del robo.

Etiquetas