Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

VIVIENDA

Los pisos de alquiler para universitarios, aplazados sin fecha por falta de fondos

El campus no puede pagar la urbanización de las parcelas de Parque Goya en las que se proyectaron los alojamientos.

Una estudiante, en su habitación del colegio mayor Pedro Cerbuna de Zaragoza.
Los pisos de alquiler para universitarios, aplazados sin fecha por falta de fondos
JOSé MIGUEL MARCO

Los pisos de alquiler a bajo precio para universitarios han quedado pospuestos sine díe porque el Rectorado carece de financiación suficiente para urbanizar los terrenos en los que deben levantarse. Según las previsiones del Ministerio de Vivienda y de la DGA, que firmaron en febrero de 2007 un convenio para mejorar los alojamientos de estudiantes, estas viviendas deberían haber estado terminadas en 2009.

La austeridad de los presupuestos del actual ejercicio y del que viene junto con el recorte del 9% en la partida de infraestructuras impide a la Universidad de Zaragoza contar con fondos suficientes para acometer la urbanización de las parcelas ubicadas en Parque Goya, detrás del campus Río Ebro. Este proceso cuesta entre 6 y 7 millones de euros en un plan bianual. Una cantidad que la institución académica asegura que no puede afrontar porque en este momento "la prioridad presupuestaria es otra".

"Hemos empezado la nueva facultad de Educación y tenemos pendiente la de Filosofía y Letras. Estos son los proyectos que nos ocupan ahora. Estaríamos encantados de contar con los pisos para universitarios, pero antes tenemos que ofrecerles unos buenos centros donde estudiar", explica Joaquín Royo, adjunto al rector para Infraestructuras. "Con el dinero que hay no llegamos a todo. Tenemos que priorizar", añade.

Como posible solución a este parón, la Universidad de Zaragoza estudia ofrecer la edificación de los alojamientos a alguna empresa que se haga cargo de la urbanización de las parcelas. Si se consiguiera esto, el proyecto de construcción de los apartamentos podría impulsarse en un par de meses. Pero desde el Rectorado ven complicado que esto pueda convertirse en una realidad durante el próximo año.

El problema de financiación es la última traba que se ha encontrado este proyecto, que acumula retrasos desde su concepción, es decir, desde que se convocó el concurso de ideas. Entonces, se tuvo que ampliar el plazo de recepción de propuestas y el de deliberaciones por el elevado número de interesados en participar.

El fallo del jurado tampoco ayudó a aligerar el proceso. El primer premio quedó desierto y se abrió un debate sobre si se debía convocar un nuevo concurso, si había que hacer retoques en los proyectos finalistas o tomar otro tipo de decisión. Más de 20 arquitectos impugnaron el concurso porque consideran inexplicable que el premio quedara desierto. Y, finalmente, se optó por desechar la idea de lanzar otra convocatoria.

Según lo previsto por la institución académica, los pisos servirán para alojar a más de mil estudiantes y costarán entre 75 y 200 euros mensuales, en función del tipo de apartamento (si son de uno o dos dormitorios). Las viviendas se edificarán en las tres provincias (500 en Zaragoza, 50 en Huesca y otras tantas en Teruel), aunque de momento se comenzará con las de la capital aragonesa. Contarán con una superficie de entre 30 y 45 metros cuadrados y los más pequeños dispondrán de salón, cocina, dormitorio y baño. Los otros tendrán dos habitaciones. Además, en cada edificio se destinará un número de unidades adaptadas para personas con minusvalías. Estas tendrán el mismo precio que el resto de los apartamentos.

Los criterios para acceder a una de estas viviendas todavía no se han fijado. Lo que sí se conoce es que los destinatarios prioritarios serán los alumnos matriculados en los campus aragoneses, aunque podrán ser utilizadas también por profesores visitantes o investigadores de la Universidad de Zaragoza.

Etiquetas