Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

PROTESTA

Los vecinos de Casablanca se concentran el día 15

Exigen una parada del tranvía en el centro del barrio para que 10.000 ciudadanos "no pierdan servicios".

Ya hay fecha para una nueva concentración de 'represaliados' por el tranvía. Los vecinos del barrio de Casablanca se reunirán el próximo miércoles 15 para expresar su malestar con la distribución de paradas del trazado de la Línea 1. Las cuatro paradas de autobús que ahora disfrutran a lo largo de Vía Ibérica se verán reducidas a dos del tranvía que, además, estarán muy distantes entre sí: una quedará al comienzo de la vía (por la rotonda de Toulouse) y la otra, a la altura de la calle de Argualas.

"Lo ideal sería tener una parada cercana a la Fuente de los Incrédulos, frente al colegio Rosa Molas, porque tal y como están diseñadas ahora hay 700 metros entre una y otra, y no resulta operativo", señalaba ayer Modesto Lobón, presidente de la Junta de Distrito. La asociación de vecinos Tomás Pelayo, que auspicia la concentración del día 15, también reclama una marquesina cercana a la calle de Embarcadero, y ve un agravio comparativo con otros barrios (Gran Vía o Valdespartera) donde las paradas están más próximas entre sí.

La entidad vecinal que preside Gonzalo Martínez, que calcula que serán unos unos 10.000 vecinos y comerciantes y ocho colegios los afectados, ha reunido centenares de firmas de protesta en contra de la actual planificación. Recelan, además, de que con la reordenación de autobuses se queden sin las líneas 20 y 30, que son las más utilizadas, y temen que -paradójicamente y tras 15 meses de obras- la llegada del tranvía les brinde un peor servicio que el autobús.

"La solución es sencilla, no pedimos que modifiquen el trazado, tan solo instalar una parada más", dice Lobón, para quien el Ayuntamiento debería hacer gala de "sensibilidad y flexibilidad". La sociedad Los Tranvías de Zaragoza, por su parte, dice que la distribución de paradas se hizo tras "un estudio técnico que no puede descuadrarse" y justifica la marquesina junto en la rotonda de Toulouse porque "está cerca del Hospital Militar, que tiene 52.000 consultas al año".

Etiquetas