Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

BARRIOS

Vendaval de tierra en el sur de la ciudad

El cierzo y las obras de Arcosur se alían desde hace meses para que nubes de partículas en suspensión entren en los barrios de Valdespartera, Montecanal y Rosales del Canal. Las viviendas no se libran de la suciedad.

Una nube de polvo recorre el parque del Libro de la Selva, al final de Valdespartera.
Vendaval de tierra en el sur de la ciudad
ESTHER CASAS

Valdespartera, Montecanal o Rosales del Canal, un día cualquiera. Simplemente el hecho de andar por la calle puede convertirse en una experiencia desagradable si se conjugan dos factores: el cierzo fuerte y las obras de Arcosur en marcha. Estos tres barrios del sur sufren las obras de sus futuros vecinos, ya que las nubes de polvo y tierra, cuando el viento sopla fuerte, son realmente molestas.

Este fenómeno también afecta al cuarto cinturón, por el que la circulación ha llegado a ser realmente peligrosa debido a las partículas en suspensión, que crean un efecto para el tráfico similar al que hay con una niebla intensa. Dependiendo de la dirección del viento, en otras ocasiones es a los mencionados a los que afecta la nube de polvo. Entonces, la situación para los vecinos se vuelve muy desagradable.

Pilar Gayán, vecina de Montecanal, dice que "molesta muchísimo", que "la gente que vive en las casas más cercanas están aborrecidas". "Es que es muchísimo el polvo que se levanta, tanto aquí como en Valdespartera", añade. Otra vecina del barrio, Carmen Retabé, dice que dentro de las casas llevan "un año y medio en el que te da lo mismo limpiar que no limpiar, porque siempre está sucio". Lamenta que, además, lo que entra "no es polvo, sino tierra". "Hay que limpiar los muebles con un trapo mojado, por que si no se rallan", explica. Para limpiar el suelo el problema es que la tierra "estropea las aspiradoras, porque daña los filtros".

Y cuando el viento sopla con especial intensidad, los problemas van más allá: "Hay veces que parece que te ahogas, es realmente incómodo", critica esta vecina. Esta semana, con viento intenso el martes y el miércoles, una verdadera nube de partículas en suspensión azotaba el parque del Libro de la Selva, en el extremo de Valdespartera que da a la zona del recinto ferial. Aventurarse a entrar en esta zona verde era casi un acto de temeridad. "Saco al perro por aquí y es una pasada el polvo que se levanta, llego a casa con el pelo tan sucio que me tengo que duchar para lavármelo", explicaba Marta Torres, vecina del nuevo barrio.

En Rosales del Canal, además, el problema lo genera la montaña de tierra, de más de 15 metros de alta, que la obra de Arcosur ha levantado. "No sé por qué la han colocado tan cerca de las casas", protesta Rosa Burgos, de la asociación de vecinos de Montecanal. Además, Burgos opina que "no es bueno para la salud, estás respirando tierra constantemente".

Fuentes de la junta de compensación de Arcosur reconocen que los vecinos "tienen razón", pero señalan que han tomado "todas las medias posibles" para tratar de evitar levantar polvo. "Cuando transitan los camiones se riega detrás de ellos constantemente", relatan; "pero cuando las excavadoras levantan sus palas para llenar camiones, no se puede hacer nada", apunta. Además, compraron un medidor de polvo para ver si se superaban los niveles legales. "Nunca los hemos pasado", dicen.

Etiquetas