Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

JUICIO

Piden 40 años para los presuntos autores de una ola de atracos en las Cinco Villas

Asaltaron cuatro sucursales en tres meses, ubicadas en Castiliscar, Biota y Ejea de los Caballeros.

Ismael Arcéiz Sánchez, de 42 años, su tío José María Arcéiz Lanuza, de 63, Antonio Peñalva, de 58, y José María Santabárbara, de 45, fueron juzgados ayer en Zaragoza acusados de atracar bancos en las Cinco Villas. En concreto, el fiscal atribuye al primero tres robos, por los que le pide 15 años de prisión; al segundo y al tercero les imputa dos y solicita 10 años para cada uno; y para el cuarto reclama 5 años por un asalto. Ismael y José María Arcéiz son hermano y tío, respectivamente, de Ángel y Juan Carlos, que fueron en su día dueños de la empresa Walthon Weir Pacific.

Según la fiscalía, los cuatro atracos fueron cometidos entre octubre de 2008 y enero de 2009 en los municipios de Biota, Castiliscar y Pinsoro, barrio este último de Ejea de los Caballeros, y entre todos ellos consiguieron hacerse con un botín de 38.566 euros.

Según la fiscalía, el 6 de octubre de 2008, Ismael y José María Arcéiz junto con Antonio Peñalva, se trasladaron hasta Biota en un BMW negro. Ismael Arceiz se quedó en el coche esperando mientras que los otros dos, cubiertos con pasamontañas y armados con pistolas, entraron a la Caja Rural donde intimidaron al empleado y le dijeron: "Mete todo en el neceser". Tras entregarles 3.305 euros, le obligaron a entrar en el baño.

Este modo de actuar, según el fiscal, lo repitieron el 18 de noviembre en la Multicaja de Pinsoro -donde robaron 26.005 euros-. En este caso fue José María Arcéiz, acompañado de una persona no identificada. Dos días después, Ismael Arcéiz y Antonio Peñalva entraron en la CAI de Castiliscar y mientras Peñalva esperaba en el BMW, Arcéiz entraba en la sucursal con un pasamontañas en la cabeza y armado con una pistola y le dijo al empleado: "Mete todo el dinero en la bolsa o te mato". Tras obligarle a entrar en el baño, se fue con 5.801 euros, según la acusación pública. El último robo fue perpetrado el 20 de enero de 2009. El fiscal atribuye este asalto a Ismael Arcéiz -que conducía el coche- y a José María Santabárbara, y el modus operandi fue idéntico a los anteriores. Aquí sustrajeron 3.455 euros.

Los cuatro acusados negaron cualquier relación con los hechos y sus abogados, entre ellos Javier Notivoli y Cristina Ruiz-Galbe, solicitaron la absolución. Los letrados argumentaron que ningún testigo reconoció con claridad a sus clientes y casi todos afirmaron que la Guardia Civil les enseñó solamente la fotografía del que querían que identificase y no un álbum de imágenes de personas de similares características, como señala la ley.

También reclamaron que se declare nulo el registro efectuado en casa de José María Arcéiz -alias el marinero y que ha pasado 21 años de sus 68 en prisión- ya que él no estuvo presente, pese a que estaba detenido. En su casa fueron hallados pasamontañas y una pistola con cachas de madera.

El letrado de Ismael Arcéiz, Javier Notivoli, señaló que era imposible que su cliente condujera el coche en uno de los atracos porque estaba en un taller, y en otro no pudo participar porque, según un testigo, ese día estaba sulfatando en el campo. En cuanto al tercer robo, señaló que confesó amenazado por su tío y porque le dijeron que así saldría de la cárcel.

Etiquetas