Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

INVESTIGACIÓN

La Policía Local busca testigos que vieran circular al autobús accidentado de GM

Cinco de los 23 trabajadores que siguen hospitalizados se encuentran ingresados en ucis.

Los equipos de emergencias de la ciudad se desplegaron rápidamente en el lugar del accidente.
La Policía Local busca testigos que vieran circular al autobús accidentado de GM
ESTHER CASAS

La Policía Local de Zaragoza pide a las personas que el pasado viernes por la mañana presenciaran el accidente del autobús que transportaba a 37 trabajadores de General Motors que se pongan en contacto con los agentes para que presten declaración por escrito. La Unidad de Policía Judicial, encargada de la investigación del siniestro, busca en concreto a aquellos peatones o conductores que vieran circular por la prolongación de la A-68, en su enlace con la avenida Ciudad de Soria, al autobús y al turismo que colisionaron en las proximidades de la estación Intermodal, donde se produjo el percance.

Además de los testimonios que puedan recoger, los investigadores analizan las huellas y las mediciones tomadas en el lugar del accidente para elaborar el informe que explique cómo y porqué se produjo. También contarán con el análisis del tacógrafo del autobús en el que viajaban los operarios del turno de noche de GM que habitualmente utilizan la línea 1 del barrio de La Almozara. El atestado será enviado posteriormente al juzgado encargado del caso, que determinará las responsabilidades.

El siniestro se produjo sobre las 6.35 del pasado viernes cuando el autocar acababa de entrar en la ciudad procedente de la factoría de la localidad de Figeruelas. Según los primeros indicios, el vehículo de viajeros circulaba por el carril situado más a la derecha de la avenida de Ciudad de Soria, que obliga a girar en esa dirección. El turismo, en el que viajaba una pareja, transitaba a la izquierda del autobús y al doblar para dirigirse a la estación fue golpeado en el lateral derecho por el bus. El golpe lo desequilibró y, fuera de control, golpeó dos semáforos y una farola y, tras remontar una mediana, rompió una valla y cayó desde una altura de diez metros a la dársena de la estación.

Como consecuencia del impacto, los 38 ocupantes resultaron lesionados. Cinco de ellos salieron despedidos por la luna del vehículo mientras que el resto se vieron afectados, en mayor o menor medida, por los golpes recibidos en el habitáculo del autobús. Unos sufrieron fracturas de huesos, otros heridas abiertas y la mayoría traumatismos todo tipo, entre ellos craneoencefálicos y vertebrales. También hay alguno con lesiones medulares. Ayer permanecían ingresadas 23 personas -dieciséis en los hospitales públicos Miguel Servet, Clínico Universitario y Royo Villanova- y el resto repartidos entre la Clínica Quirón, la Mutua de Accidentes y la Montpellier.

Según informaron fuentes del Gobierno de Aragón, cinco de los lesionados siguen atendidos en unidades de cuidados intensivos. Además, uno de los pacientes que estaba en el hospital Royo Villanova ha sido trasladado al Miguel Servet. Entre los heridos graves se encuentra el conductor del autobús.

Etiquetas