Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

JUICIO

El jurado popular absuelve al acusado por el crimen de la calle Moncasi

El jurado ha determinado que no existen pruebas de que Francisco L. A., que había mantenido relaciones con la víctima, fuese el autor del hecho.

Francisco L. A., el hombre acusado de asesinar en 2007 a un homosexual con el que había mantenido relaciones sexuales, ha sido absuelto por el jurado popular ante el que fue juzgado la semana pasada en Zaragoza, al considerar que no hay pruebas claras y directas sobre su implicación en los hechos.

El jurado se ha basado, para declararlo no culpable, en que no existe ninguna prueba física, ni biológica del acusado en el lugar de los hechos y que otras personas relacionadas con la víctima, Francisco José L. G., de 54 años, no han sido lo suficientemente investigadas.

Asimismo, señala que durante la vista, que se celebró la semana pasada, ha habido múltiples declaraciones contradictorias y que la víctima pudo tener citas con otras personas la noche de los hechos y, en definitiva, que hay "ausencia" de una prueba directa, clara y condenatoria.

Los hechos ocurrieron el 22 de enero de 2007 en el domicilio de la víctima, ubicado en la calle Moncasi de la capital aragonesa, donde fue localizado su cadáver, en el interior de la bañera, con más de cincuenta cuchilladas por todo su cuerpo y con una peluca de mujer encima del cuerpo.

En su declaración durante el juicio, Francisco L. A. defendió su inocencia ante el jurado popular, aunque reconoció haber mantenido una relación con la víctima, con la que sólo se vio una vez en octubre o noviembre de 2006, tras comunicarse a través de la sección de contactos de un canal de televisión local.

El encausado subrayó que es incapaz de hacer algo así a una persona, sobre todo porque no tenía motivos ni tampoco enemistad con la víctima, pero sí remarcó que le presionaba para hacer "cosas" que no le gustaban y con las que se sentía humillado.

Los policías que declararon en el juicio testificaron que procedieron a detener a Francisco L. A., de 38 años, casado y con dos hijos, porque fue el único que facilitó detalles de la escena del crimen, después de llevar a cabo entrevistas a cientos de personas relacionadas con la víctima.

Uno de los agentes detalló que en uno de los interrogatorios el encausado había reconocido haber tenido un incidente con la víctima en el baño, con un cuchillo, y también haberse vestido de mujer y haber utilizado una peluca durante sus encuentros con el fallecido.

La fiscalía había solicitado una pena de 18 años de cárcel para Francisco L. A., y la acusación particular 23 años y seis meses, mientras que la defensa pidió la libre absolución al entender que no tiene relación alguna con estos hechos, cuyo esclarecimiento llevó una larga investigación policial.

Tras conocer el veredicto en la Audiencia Provincial de Zaragoza, el abogado José Luis Melguizo, quien representó al acusado, ha declarado a los medios de comunicación que se ha hecho justicia y que llevaba tres años "trabajando, peleando, aportando pruebas e investigando" para acreditar que no había sido el autor del crimen.

Etiquetas