Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Se apagan 1.000 farolas y atenúan otras 40.000

El robo de cableado del alumbrado público también contribuye a que algunas calles se queden a oscuras ante la indignación de los vecinos.

El parque de los Tapices, en Parque Goya II
Se apagan 1.000 farolas y atenúan otras 40.000
JOSé MIGUEL MARCO

El plan de ahorro y eficiencia energética, que incluye el apagado selectivo de unas mil farolas por toda la ciudad, se hace más patente que nunca desde que llegó el horario de invierno. Hay calles de la ciudad que parecen sumidas en las tinieblas y los vecinos de algunos barrios como Parque Goya o Santa Isabel denuncian que a partir de las seis de la tarde se sienten inseguros, incluso, al bajar con los chavales al parque.

El Ayuntamiento niega que se estén apagando farolas para gastar menos, pero sí reconoce que se han implantando reguladores de potencia -que bajan la intensidad de muchos puntos lumínicos- para mejorar la eficiencia energética, "tal y como exigen las normativas del Ministerio de Industria". El apagado completo solo se ha llevado a cabo, según fuentes municipales, en zonas donde "el encendido no aporta mejoras a la seguridad vial o ciudadana". Así, tras diversas inspecciones técnicas, se dejó sin servicio 942 puntos de luz de la intersección de la avenida de Gómez Laguna con el Canal Imperial, del vial norte del Actur, del parquin sur de la Expo o de la Vía Parque de Montecanal.

Además, con la intención de "racionalizar el alumbrado y su consumo" -y ahorrarse hasta 750.000 euros al año- se han reducido a la mitad la potencia de 40.000 de los 65.000 puntos de luz existentes en la ciudad y, por ejemplo, una de cada tres lámparas de la calle de Alfonso I permanece apagada a partir de la medianoche. También en Espoz y Mina, Boggiero, Hernán Cortés o el andador central de Sagasta, entre otras vías, se han venido sustituyendo las antiguas lámparas de 150 vatios de vapor de sodio por nuevos halogenuros metálicos y 'leds' que resultan menos contaminantes.

A la rebaja de intensidad, y para colmo de males, hay que sumar el robo de cobre del alumbrado público que inhabilita farolas y que causa estragos en barrios como Miralbueno o Rosales del Canal, donde hace meses que hay calles (como San Juan Bautista de la Salle, junto al campin municipal), lucen a oscuras. "También en el parque del Conocimiento, en Montecanal, se produjo robo de cableado y en algunas zonas del barrio el problema es que las farolas están muy altas y, entre medio, han crecido los plataneros haciendo de pantalla a la luz", explica Rosa Burgos, de la asociación de vecinos del barrio. Idéntico problema se sufre en el Arrabal, que tradicionalmente ha sido una de las zonas peor iluminadas de la ciudad. En calles como Sobrarbe o San Juan de la Peña los árboles tamizan las luces y restan visibilidad, por lo que los vecinos han solicitado luminarias intermedias, situadas a media altura de la farola.

Protesta con velas

Harina de otro costal es lo que sucede en Parque Goya II, donde hay amplios tramos de calles -Majas de Goya, La Fragua, Volverunt, incluso 200 metros de carril bici- que llevan cuatro meses sin iluminación. Juanjo Hernández, de la asociación de vecinos, denuncia la falta de este servicio básico y comenta que los vecinos han decidido que, si no se arregla la avería en una semana, se concentrarán con velas como acto de protesta. "Al principio dijeron que era problema de un fusible, también hemos oído que puede ser que se haya robado cobre, pero una avería así, aunque sea costosa de arreglar, no puede tardar cuatro meses: ¡cuando roban en la línea del AVE lo solucionan en el día!", se queja Hernández.

El Ayuntamiento, con la intención de racionalizar el alumbrado y su consumo, anunció hace meses la puesta en marcha de una auditoría energética y medioambiental, que dividiría la ciudad en tres lotes para disponer de un diagnóstico preciso de la iluminación en todo el casco urbano. Sin embargo, siete meses después de este anuncio, se han puesto en marcha "medidas de austeridad" pero aún no se ha tramitado la adjudicación de la citada auditoría.

Edificios municipales

En el pasado debate sobre el estado de la ciudad sí se aprobó por unanimidad la propuesta socialista que pedía "un estudio de mejora de eficiencia energética del alumbrado público y de las instalaciones y edificios municipales que permita analizar el estado actual de los mismos y proponer medidas de mejora reduciendo el consumo eléctrico".

Por lo pronto, el Ayuntamiento prioriza tres líneas de actuación y trabajo: la eliminación de la contaminación lumínica (en el parque de Oliver y en el de La Paz se han instalado reflectores que evitan, incluso, el efecto invernadero), las nuevas tecnologías (a través de leds y farolas fotovoltaicas) y el ahorro económico y energético. Para ahondar en este punto y con cargo al Fondo Estatal de 2010, se han ido colocando en los últimos meses hasta siete unidades de telegestión para el control del sistema de reguladores, que son los encargados de atenuar la intensidad lumínica.

Etiquetas