Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

PATRIMONIO

El Ayuntamiento no descarta peatonalizar el puente de Piedra antes de las elecciones

El Consistorio convocará la semana que viene la mesa que debe estudiar los usos de este espacio; la clave volverán a ser los vecinos.

Un autobús atraviesa el puente sobre la arcada dañada por las grietas.
El Ayuntamiento no descarta peatonalizar el puente de Piedra antes de las elecciones
OLIVER DUCH

El Ayuntamiento no descarta peatonalizar el puente de Piedra antes de las elecciones del mes de mayo. Así lo aseguraron ayer fuentes del gobierno municipal, que añadieron que la mesa de trabajo que debe estudiar los futuros usos de esta infraestructura se convocará la semana que viene, y que la primera reunión se producirá poco después.

Las citadas fuentes apuntaron que en este diálogo se intentará buscar una solución consensuada, en la que probablemente el gran obstáculo sean los vecinos, cuyos representantes hasta ahora se han cerrado en banda a la posibilidad de peatonalizar el puente. El equipo de Gobierno municipal no vería mal este extremo, si se encuentran soluciones adecuadas para la movilidad del Arrabal, y siempre y cuando se satisfagan sus dudas.

El deseo de peatonalizar el puente no es nuevo, ya que se ha intentado en repetidas ocasiones, pero nunca se ha llegado a cristalizar este deseo. El miércoles, en el debate del estado de la ciudad, el equipo de gobierno se comprometió a, al menos, hacer un "estudio exhaustivo" sobre el puente de Piedra y sus usos, en el que participarán todas las partes: las áreas municipales de Urbanismo e Infraestructuras, Cultura (Patrimonio) y Servicios Públicos (Movilidad), así como los vecinos y todos los sectores que puedan verse afectados.

El principal problema que se puede plantear es cómo garantizar la movilidad de todos los vecinos del Arrabal, que verían incrementado el tiempo de sus trayectos en transporte público. Además, a no ser que Movilidad dé otra alternativa, en principio habría que buscar una solución para los vecinos de la parte final de la calle de Sobrarbe, ya que las líneas 39 y 35 dejarían de pasar por este tramo para desviarse antes hacia el puente de Hierro.

Las grietas, a debate

El debate sobre la posible peatonalización del puente de Piedra surgió a la vista de las grietas que presenta una de las arcadas de la estructura, la más cercana al paseo de Echegaray y Caballero, cuyo alcance exacto no ha sido determinado. Por ello, en la comisión de Cultura y Grandes Proyectos se hablará hoy, a petición de CHA, de estas grietas. El consejero municipal Jerónimo Blasco deberá contestar sobre si hay algún informe que recoja la presencia de estas grietas y sus posibles soluciones.

Etiquetas