Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

JUICIO

"A mí me gustaba uno de los tres amigos, pero me violaron los otros dos a la vez"

La Fiscalía pidió ayer penas de 9 años de cárcel para dos jóvenes rumanos por abusar de una chica_a la que acababan de conocer en una discoteca.

Los dos acusados, con camisa y capucha blanca, durante el juicio.
¿A mí me gustaba uno de los tres amigos, pero me violaron los otros dos a la vez¿
DUCH

Acababa de conocer a un chico rumano que le gustaba y quiso prolongar un rato la fiesta cuando cerró la discoteca. Por ello, decidió irse a la casa donde vivían este joven y otros dos amigos, de la misma nacionalidad. Pero la noche no tuvo el final deseado por la chica, que acabó en comisaría denunciando una doble violación. Sus presuntos agresores fueron precisamente los compañeros de piso del primer chaval, Marius Nicolae Birzana y Alin Vasile Ciolacu, que ayer se sentaron en el banquillo de los acusados de la Audiencia de Zaragoza. La Fiscalía pide para cada uno de ellos nueve años de prisión por dos violaciones, ya que a ambos les imputa una penetración vaginal y otra bucal.

Pero las defensas dieron ayer una versión completamente distinta de lo sucedido, y mantuvieron que las relaciones sexuales con los jóvenes fueron siempre consentidas por la denunciante. Por ello, reclaman la libre absolución de los dos procesados, que se encuentran en prisión provisional por esta causa desde finales de febrero, cuando supuestamente se produjeron los hechos.

Los rumanos y la denunciante coincidieron en la discoteca Daluxe, donde estuvieron bailando y tomando unas copas. “Cerraron el bar y yo subí a su piso para estar un rato”, declaró ayer la víctima, de 23 años y origen ecuatoriano. Reconoció que mantuvo relaciones sexuales consentidas con el chico que le gustaba. Sin embargo, cuando se disponía a vestirse para marcharse a su casa, en la habitación se presentó Alin Vasile Ciolacu. Estaba completamente desnudo, y se acercó a ella con intención de besarla. La chica le dijo que no quería nada con él, pero este no cejó en su empeño. “Tranquila, que cuando follemos te podrás is a tu casa”, llegó a decirle el agresor. Según denunció la víctima, acto seguido, la agarró fuertemente por el cuello, la tumbó en la cama, se echó encima de ella y la penetró vaginalmente.

Cuando estaban abusando de la joven, en la habitación entró el segundo procesado, Marius Nicolae Birzana. Apareció también completamente desnudo, y con idéntico propósito libidinoso. De hecho, según manifestó la chica, el joven inmigrante se puso delante de ella y le puso el pene en la boca contra su voluntad. “A mí me gustaba uno de los tres amigos, pero me violaron los otros dos a la vez”, declaró ayer. “Durante un tiempo -continuó la denunciante-, ambos estuvieron intercambiándose de posición”.

Los procesados negaron que violasen a la joven. Insistieron en que la relaciones sexuales fueron consentidas y llegaron a decir que la chica intentó cobrarles. “Ella nos pidió 100 euros, pero le dijimos que solo teníamos 45. Y nos contestó que si no le dábamos los cien, nos iba a denunciar”, manifestó Marius Nicolae Birzana. La denunciante lo negó, y los policías citados como testigos confirmaron que se la encontraron llorando y presa de un ataque de pánico en el portal donde vivían los rumanos.

Etiquetas