Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Un motorista ebrio se estrella contra dos coches tras agredir a una mujer y darse a la fuga

Remontó la avenida de Madrid saltándose todos los semáforos. La Policía Local le ha detenido ya tres veces por conducción temeraria.

La temeraria huida de un motorista ebrio terminó provocando ayer un aparatoso accidente, ya que el exceso de velocidad hizo que el fugado perdiera el control del vehículo y se estrellara contra dos coches que estaban correctamente aparcados junto a la acera. Como consecuencia del impacto, el motorista resultó lesionado y tuvo que ser hospitalizado. Se comprobó entonces que circulaba bajo los efectos del alcohol, con una tasa de 041 mg/l. Al proceder a su identificación, los agentes también se dieron cuenta de que no era la primera vez que este conductor comprometía la seguridad del tráfico. De hecho, había sido ya detenido en otras dos ocasiones por sendos delitos de conducción temeraria.

Según informó la Policía Local, el arresto de Ángel M. B., de 40, se produjo sobre las 2.10, junto al colegio Padre Enrique de Osso, en el barrio de Las Delicias. Para entonces, el motorista había remontado toda la avenida de Madrid, haciendo caso omiso de cuantos semáforos en rojo encontró a su paso. Varios coches patrulla salieron a su encuentro para evitar que al llegar a la rotonda de Los Enlaces intentara salir de la ciudad. Y lo consiguieron, porque al verles, el fugado giró hacia la izquierda y se introdujo en la calle de Demetrio Galán Bergua. Fue allí donde perdió el control y terminó estrellándose.

Pese a la aparatosidad del accidente, la víctima tan solo sufrió lesiones leves, de las que fue asistido en el Hospital Clínico de Zaragoza.

Una agresión en un bar

La Policía Local ha imputado al motorista un nuevo delito de conducción temeraria, que por ser reincidente, podría costarle una pena de prisión. No en vano, el Código Penal contempla penas de seis meses a dos años para aquellos conductores que circulen con temeridad manifiesta. Y como tal se entienden los casos de conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas y con un exceso desproporcionado de la velocidad. Y ambas condiciones parecen darse.

Según ha podido saber este periódico, las anteriores ocasiones en la que este motorista fue arrestado por conducción temerario fueron el 17 de septiembre de 2007 (en la avenida de Pablo Ruiz Picasso), y el 3 de octubre de 2009 (en la calle Mayor).

En esta ocasión, la huida se produjo tras un incidente en un bar ubicado en el número 17 de la avenida de Madrid. Según fuentes policiales, por causas que se desconocen, Ángel M. B. agredió allí a una mujer, por lo que también se le imputa una falta de lesiones.

Etiquetas