Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

CELEBRACIÓN DEL OTOÑO

El reparto de castañas y el tren, estrellas de la fiesta en Oliver

Cientos de personas se acercaron al parque para disfrutar de la celebración del otoño organizada por los colectivos del barrio.

Unas mujeres preparan las castañas que se repartieron ayer gratis en el parque Oliver.
El reparto de castañas y el tren, estrellas de la fiesta en Oliver
JOSé MIGUEL MARCO

ZARAGOZA. Las calles del barrio amanecieron ayer tranquilas, pero conforme uno se acercaba al parque Oliver, oía a lo lejos un bullicio. Allí, la mayoría de los vecinos disfrutaban de las actividades de una nueva edición de la fiesta de otoño, una mañana de convivencia en la que todos los colectivos del enclave zaragozano pusieron su granito de arena. El tren que hacía trayectos por el espacio verde y la castañada 2010 fueron los grandes atractivos.

Nada más pasar por la entrada principal del parque, construido hace 17 años y en el que ha empezado la segunda fase de las obras de terminación, había una larga cola compuesta por niños y mayores para subir al tren de maricastaña (en 2009 se montaron 800 personas). A la cabeza de la fila se escuchaban gritos de alborozo; era el turno de un amplio grupo de pequeños. "Chu-chuuu", decían emocionados.

El particular expresso rivalizó en popularidad con las castañas calentitas. Muchos esperaban su turno en una larga serpiente humana para recibir una papeleta. Una veintena de mujeres las empaquetaban y repartían mientras unos hombres las cocinaban. Con el preciado alimento en las manos, los mayores se sentaban a degustarlos en los bancos y los más jóvenes volvían a hacer cola. La organización adquirió 120 kilos de castañas y dio más 1.000 papeletas. Estas se acabaron y hubo que emplear papel de periódico.

Elena Enciso, de la Asociación Coordinadora del parque Oliver, se mostró satisfecha por el excelente ambiente vecinal. No sería de extrañar que ayer participaran unas 2.000 personas, las mismas que en 2009. La fiesta de otoño constituye una oportunidad para que los miembros de los colectivos y asociaciones de este barrio multicultural muestren lo que han hecho en los últimos meses, así como sus proyectos de futuro (reflejados en los murales y cartulinas colocados por distintas zonas del parque). Tampoco faltaron los juegos tradicionales, exposiciones, talleres de maquillaje y jardinería, espectáculos y música.

Cada asociación habilitó una mesa informativa. Los alumnos del María Moliner y de la Virgen Blanca vendían bocadillos, gofres y refrescos para sacarse un dinerillo con el que financiar su viaje de estudios. Y unas mujeres de origen árabe ofrecían pastas y té, decoraban vasos y hacían a quien así lo desease tatuajes de henna.

En una carpa daban folletos de la iniciativa 'Mira tu barrio'. Un conjunto de vecinos trabajan en un plan de desarrollo sostenible y comunitario para el núcleo de Oliver. Han redactado un borrador con las líneas estratégicas a seguir en el futuro, si bien reclaman la colaboración ciudadana, que cada vecino facilite sus propuestas. Con todas ellas elaborarán un contrato de barrio para que las autoridades lo tengan en cuenta.

Etiquetas