Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

DENUNCIAN UN AMBIENTE DAÑINO PARA LA SALUD

Ecologistas en Acción urge a actuar contra el alto nivel de contaminación de Zaragoza

Proponen limitar el uso del vehículo privado y aumentar el número de calles peatonales, decisiones para las que dicen que hace falta "valentía política" y aquí los responsables "no se atreven".

La organización Ecologistas en Acción considera urgente la puesta en marcha de un plan que dé respuesta a la contaminación que los ciudadanos sufren en Zaragoza, ya que los niveles son muy altos y provocan un ambiente insano y dañino para la salud.

Saturnino Barbé, de la organización ecologista, ha explicado en rueda de prensa que los mayores problemas en la ciudad vienen derivados de la contaminación por partículas y de los niveles de dióxido de carbono, aunque en el mundo rural es el ozono su principal preocupación.

Respecto a la contaminación por partículas, ha asegurado que en Zaragoza los máximos legales establecidos se superan ampliamente, especialmente en la avenida de Navarra, donde se sobrepasaron en 83 días, en seis meses, cuando el límite legal está fijado en 35 al año.

A juicio de Barbé, se debe al intenso tráfico que soporta esta vía durante todo el día, por lo que ha recordado que son precisamente los vehículos los principales agentes contaminantes.

No obstante, también influye el polvo proveniente del Sahara, contaminación natural que si se suma a la artificial provoca un ambiente insano muy dañino para la salud de los ciudadanos.

Ha alertado de que, en la estación ubicada en Alagón, los niveles de contaminación han sido muy superiores a los de años anteriores, una realidad para la que los ecologistas no han encontrado una explicación, ya que está relativamente lejos de Zaragoza y a casi 50 metros de una carretera.

Las obras y las industrias también influyen en los niveles de contaminación, ha dicho el activista, al tiempo que ha insistido en que las autoridades deberían abordar este problema "en serio" y poner en marcha un plan para mejorar la calidad del aire.

"Valentía política"

Algunas de sus propuestas son limitar el uso del vehículo privado, la apuesta por el transporte público y por las calles peatonales, y ha recordado que en países como Italia se ha llegado a prohibir el tráfico ante los excesivos niveles de contaminación, una decisión para la que hace falta "valentía política" y aquí los responsables "no se atreven".

En este sentido, ha lamentado la "política de disimulo" que llevan a cabo las autoridades, al cerrar las estaciones de medición que ofrecen peores datos, aunque ha recalcado que también es necesario un cambio de actitud en la sociedad y que utilicen el coche únicamente "cuando sea absolutamente imprescindible".

Ha asegurado, además, que se ha detectado que en los días posteriores a jornadas de intensa contaminación aumentan los infartos, las consultas en urgencias por problemas circulatorio, los casos de asma y también los fallecimientos de personas con la salud delicada.

En el informe sobre la situación de la calidad del aire en Aragón durante 2009, elaborado con datos oficiales, también destacan los altos niveles de dióxido de nitrógeno, una sustancia que provoca problemas respiratorios, favorece el asma y las infecciones respiratorios.

Por ello, ha reiterado que son necesarios planes de calidad "lo más estrictos posibles" y que las autoridades dejen de autorizar la apertura de centrales térmicas o de cementeras.

En el mundo rural es el ozono la mayor preocupación de los ecologistas, ya que se produce si hay contaminación artificial y especialmente en días soleados.

Ha reconocido que en los últimos tres años el nivel ha bajado por varias razones, entre ellas porque los veranos han sido más frescos y con más días nublados y por la crisis económica, periodos en los que se suele consumir menos electricidad por lo que las centrales térmicas trabajan menos.

A su juicio, son "mejoras coyunturales" porque la sociedad no ha cambiado y en cuanto se relance el crecimiento económico aumentará la contaminación de nuevo, ya que "la gente ama a su coche" y lo ve como "un derecho constitucional".

Etiquetas