Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

Admite que mató a un compatriota porque le robó un kilo de cocaína

Un tribunal popular juzga a Michael Kofi, acusado de un delito de homicidio por el que el fiscal le pide 14 años de prisión.

Michael Kofi, ayer en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Admite que mató a un compatriota porque le robó un kilo de cocaína
OLIVER DUCH

Michael Kofi Afadzi se sentó ayer en el banquillo de los acusados para responder de la muerte de su compatriota Abass Seaser, acaecida el 26 de enero de 2008 en la calle del Capitán Godoy Beltrán, en el barrio de Las Fuentes. El acusado, no sin dificultades por problemas de intérpretes, reconoció que acuchilló a Abass Seaser, de 29 años, porque le robó un kilo de cocaína. En realidad, la droga se la llevó otro que estaba presente en la operación de compraventa que habían planeado, pero, al final, quien murió fue Seaser, cuya familia aún no ha podido ser localizada y ni siquiera sabe, al menos oficialmente, que ha muerto.

El juicio con jurado comenzó a celebrarse ayer en la Audiencia Provincial de Zaragoza. Después de constituirse el tribunal y cuando el magistrado se disponía a comenzar con el interrogatorio del acusado, este manifestó que no podía entenderse con la intérprete de inglés que habían llamado y que necesitaba otra que hablara akan, su idioma nativo. La vista se suspendió durante una hora para encontrar otra traductora, la cual pudo asistirle en su declaración.

Michael Kofi reconoció que es cierto que ese día de enero de 2008 había quedado con Abass Seaser y con Nashuru Mohamed para venderles un kilo de cocaína que él mismo acababa de traer desde su país natal y que le habían encargado a cambio de pagarle 6.000 euros. Abass Seaser llegó a Zaragoza procedente de la localidad barcelonesa de Manlleu, mientras que Nashuru Mohamed se desplazó desde Bilbao.

Entre las 18.30 y las 19.00, llegaron al piso que Michael Kofi tenía alquilado en Las Fuentes, donde les esperaba junto a otras personas, no identificadas. Cuando se estaba celebrando el trato, según declaró el acusado, Abass Seaser sacó un spray de defensa personal y le roció con él. Además entre la víctima y Nashuru Mohamed le pegaron para que les diera la droga a cambio de nada. Añadió que cuando fue a buscar el paquete de cocaína cogió un cuchillo de la cocina y se lo guardó en el pantalón porque "tenía miedo" de que le volviesen agredir. Al regresar al cuarto con la droga, aseguró que Seaser se la quitó y, junto a Nashuro, salió de la casa y echó a correr escaleras abajo. Él los persiguió por la calle y cuando dio alcance a su compatriota le golpeó en la cara y en el cuerpo y luego le asestó un golpe con el cuchillo de cocina, de 20 centímetros de hoja, en el costado izquierdo que le desgarró la aorta y le atravesó el pulmón derecho, causándole la muerte por shok hipovolémico en cuestión de segundos.

La autopsia reveló que la víctima tenía también un corte en la nariz, de cinco centímetros, que le alcanzó los huesos propios y le cortó el tabique cartilaginoso. Los puñetazos que recibió en la cara le fracturaron también el maxilar superior y un diente.

Tras la agresión, Michael Kofi huyó del lugar y arrojó el cuchillo debajo de un coche que estaba aparcado al final de la calle de Godoy. El acusado se marchó a Francia y lo agentes del Grupo de Homicidios lograron localizarle diez meses después en París. En cuanto a la cocaína, nunca apareció y presuntamente se la llevó Nashuru Mohamed.

El fiscal pide para él 14 años de prisión mientras que su defensa, ejercida por Carmen Sánchez y Javier Elía, solicitará que se le aplique la atenuante de obcecación y dilaciones indebidas y solicitarán una pena menor.

El juicio continuará durante toda la semana. Hoy testificarán dos vecinas de la calle que ayer ya estaban citadas pero que no pudieron ser interrogadas ya que la intérprete que traducía las preguntas a Michael Kofi se tuvo que marchar porque a las 13.00 tenía que irse a trabajar.

Etiquetas