Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

SEGÚN UN ESTUDIO DE EROSKI CONSUMER

Los zaragozanos, los que más esperan para entrar en la consulta del centro de salud

Ninguno de los diez centros de salud de Zaragoza visitados ha suspendido la prueba propuesta por Eroski Consumer y la calificación final de los centros de atención primaria es de un 'bien', igual que la media. Si se compara esta nota con la obtenida por los centros de salud zaragozanos analizados en 2006, entonces también obtuvieron un 'bien'.

Los zaragozanos son los que más esperan a la hora de entrar en la consulta de los centros de salud, según un estudio de Eroski Consumer en el que han sido analizados 170 centros de salud de 18 provincias españolas, diez de ellos de Zaragoza, y los tiempos de espera y la opinión de 4.250 pacientes --250 de la provincia zaragozana--.

El estudio analiza algunos parámetros, como el grado de satisfacción de los usuarios, a través de encuestas, y técnicos de la revista han comprobado, a través de visitas in situ, el estado de los centros de salud, así como su accesibilidad, seguridad, dotación de servicios e información al usuario. Además, ha registrado los tiempos de espera y los minutos que cada médico concedía de consulta.

En el caso de Zaragoza, se han visitado diez centros de salud repartidos entre la capital aragonesa y otras localidades de la provincia, donde la espera media para acceder a la consulta ha sido de 30 minutos, que "dobla la media nacional, que es de un cuarto de hora de espera".

Además, el tiempo medio que estos pacientes han permanecido en la consulta ha sido de nueve minutos, frente a la media de diez minutos. Si se comparan estas cifras con el estudio realizado hace cuatro años por EROSKI CONSUMER, el tiempo de espera se ha alargado 25 minutos y el tiempo de permanencia con el médico ha disminuido dos minutos.

Por lo que respecta al grado de satisfacción por el funcionamiento de los centros de salud zaragozanos, la calificación ha sido de notable, con una media de 8,2 puntos sobre diez, en el promedio del conjunto del informe. En cuatro años, esta valoración ha aumentado medio punto, puesto que de un 7,7 ha pasado a un 8,2 actual.

En esta ocasión, los aspectos con mejores calificaciones han sido la cercanía del centro de salud, las explicaciones, consejos e información proporcionada por el médico al paciente --sobre tratamientos, problemas médicos, medicación-- y su capacidad de escucha.

Son aspectos que se valoran con 8,4 puntos sobre diez. No obstante, las notas bajan hasta 7,7 puntos en cuanto a la facilidad para pedir cita.

Ninguno de los diez centros de salud de Zaragoza visitados ha suspendido la prueba propuesta por Eroski Consumer y la calificación final de los centros de atención primaria es de un 'bien', igual que la media. Si se compara esta nota con la obtenida por los centros de salud zaragozanos analizados en 2006, entonces también obtuvieron un 'bien'.

Los centros de salud analizados en las 18 ciudades fallaban especialmente en el apartado de información y servicios (con un 'aceptable' de nota media). Sin embargo, en Zaragoza la calificación es de un 'bien' y se mantiene respecto a 2006.

Por regla general, las dependencias de casi todos los centros están bien señalizadas, en todos se indicaba la obligación de apagar el teléfono móvil al entrar en la consulta, la dotación de papeleras y asientos en la sala de espera son suficiente y siempre hay personal en recepción.

No obstante, se han observado algunas carencias en cinco instalaciones ya que no se ha visto el horario del centro de salud y, en la misma proporción, no haya buzón de sugerencias. En accesibilidad, seguridad, mantenimiento y limpieza las valoraciones son buenas, igual a la media nacional, con un 'bien'.

Todos los edificios de los centros sanitarios analizados se encuentran en buen estado y son accesibles tanto en el interior como en el exterior, no hay olores desagradables en ninguno de ellos, los aseos están limpios y todos tienen extintores y mangueras en caso de incendio.

Se han observado algunas carencias en cuatro instalaciones, donde las puertas de emergencia están cerradas y el suelo no es antideslizante, y en ninguno de ellos, los carteles estaban traducidos al braille.

Etiquetas