Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EN EL CEMENTERIO

Miles de zaragozanos visitan estos días el memorial de las víctimas del franquismo

Los voluntarios disponen de una lista detallada con los nombres de los fusilados.El Ayuntamiento ha organizado unas rutas por el cementerio.

En las placas aparece el nombre, edad y fecha de la ejecución de los fusilados.
Miles de zaragozanos visitan estos días el memorial de las víctimas del franquismo
PEDRO ETURA / A PHOTO AGENCY

El buen tiempo animó a los zaragozanos a subir ayer al cementerio, que cuenta este año con una novedad: el memorial a las víctimas del franquismo, inaugurado el pasado miércoles.

Algunos paseaban por la 'espiral' que forman las 3.543 placas que recuerdan a los fusilados, por pura curiosidad. Otros, más nerviosos, buscaban la de algún familiar o amigo.

Vicente Navarro se emocionó al encontrar el nombre de su tío, Benjamín Villanueva Lahoz, en una de las placas. "Lo cogieron preso cuando solo tenía 23 años, en un pueblo de Teruel. Lo fusilaron en 1943, como dice aquí", dijo Benjamín. "Por fin tenemos un sitio donde colocar las flores", añadió este hombre, mientras consolaba a su mujer, que rompió a llorar.

Miembros del Voluntariado Por Zaragoza explican el significado del memorial desde el día en que se inauguró -el pasado miércoles- hasta hoy. Disponen de una lista detallada en la que aparecen el nombre y la edad, además del lugar y la fecha en los que los fusilaron. De esta forma, los familiares se acercan a ellos y les preguntan si hay una placa de su ser querido y, si la hay, dónde se encuentra.

"Me llamaron unas sobrinas de Francia para ver si aparecía en alguna de estas placas el nombre de un familiar. Lo mataron en la guerra, creemos que fue en la Batalla del Ebro, pero nunca supimos nada de él", explicó Josefina Campo Raluy. "Como no lo hemos encontrado, pensamos que será uno de estos", dijo Josefina señalando una de las placas en las que solo pone 'hombre' y la fecha de la muerte.

Ana Modrego tuvo más suerte. "He encontrado la placa que lleva el nombre de un tío de mi madre", comentó emocionada. Sin embargo, añadió que "esto lo tenían que haber hecho hace ya mucho tiempo". Tomás Tomás Mayondía también halló la placa del hermano de su padre. "Mi tío Bernardo Tomás Negro fue fusilado el 30 de junio de 1941", explicó mientras mostraba la placa que lo confirmaba.

La página web del Ayuntamiento de Zaragoza también ha facilitado mucho la búsqueda a los familiares. Concretamente, en la sección del cementerio de Torrero (www.zaragoza/ciudad/cementerio) se puede localizar a los fusilados. Por ejemplo, María Pilar Gómez utilizó esta herramienta para encontrar a Mercedes Gimeno, una prima hermana de su madre, que murió en 1937. "Estoy muy feliz", dijo María Pilar.

Flores, lazos y mensajes decoraban las placas de las víctimas del franquismo. Los colores republicanos se entremezclan con los de los anarquistas: el rojo y el negro. Llama la atención una placa de 1944. En ella se encuentra un corazón de metacrilato, en el que además de la foto del fusilado aparece una conmovedora frase: "Al padre que necesité y al abuelo que no conocí".

Como un visitante más, ayer estaba paseando por la espiral de placas el escultor del memorial, Miguel Ángel Arrudi. "Emociona ver que la obra que has hecho tiene respuesta de la gente", dijo Arrudi. "Esta escultura es interactiva, la gente la interpreta de mil formas diferentes", explicó mientras tomaba varias instantáneas de las personas que la visitaban. "Las víctimas del franquismo murieron dos veces: en su fusilamiento y en el olvido de la sociedad. Este recuerdo se lo merecían", señaló Arrudi.

Sin odio en el corazón

"Yo les diría a cada persona que entra a ver el memorial que por favor no se vuelva a repetir esta desgracia", comentó María Eugenia Royo Bazterrika. "Cuando yo tenía 10 años tuvimos que huir toda la familia. Vinieron a ahorcarnos y así no gastar munición", recordó. "El motivo era, simplemente, que íbamos a misa", explicó esta señora, que aunque fue perseguida por las personas que en este memorial se veneran, no les guarda rencor.

María Eugenia participó hace unos años en un congreso en Tokio. Allí estaba también una anciana mutilada por la bomba de Hiroshima. "Le pregunté si odiaba a los americanos, pero ella me contestó: 'Señora, con odio en el corazón no se puede vivir", contó María Eugenia. "Este mensaje no se me olvidará nunca y deseo que todos los españoles lo tengamos muy presente", puntualizó.

En la misma línea comentó José Antonio Tomás: "En mi familia hubo muertos de los dos bandos. Por ello, la Guerra Civil me parece la mayor vergüenza de la historia de España".

Rutas por el cementerio

El Ayuntamiento de Zaragoza ha organizado unas rutas por el cementerio, ya que reúne una gran muestra de la producción artística funeraria -local y foránea- desde el siglo XIX.

Además, se explica la historia de los seis enclaves más importantes: el lugar de la ejecución (la tapia trasera del cementerio); la capilla de los Caídos; las fosas para las víctimas; el monumento a los muertos por la Democracia; el monumento a los Caídos (que se colocó en 1954 en la plaza del Pilar y que en 1990 fue trasladado a Torrero) y el recién inaugurado memorial a las víctimas del franquismo.

Hoy se celebra la fiesta que recuerda a Todos los Santos y mañana será el Día de los Difuntos. Pero este año, al caer el festivo en lunes, muchos zaragozanos subieron entre semana a colocar las flores para así poder irse de viaje estos tres días. "Hemos venido todos los días de esta semana al cementerio y, sin duda, el jueves fue el día que más gente subió a Torrero", apuntó Dionisio Miguel.

Sin embargo, hoy se espera una gran afluencia de gente. "Hoy he venido a poner las flores, pero mañana volveré a venir para colocar lamparillas", señaló Camino Romero. "He subido hoy porque como soy tan mayor, a lo mejor no estoy viva mañana", comentó entre risas Juliana Artigas, que intentará ir hoy también a Torrero.

Etiquetas