Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

La subida del IBI a las grandes empresas oscilará entre el 10% y el 20%

El PSOE acepta la tesis de CHA, que rebaja en parte el incremento previsto, y finalmente IU apoya la propuesta.

Aunque la subida de tributos será menor de la prevista en un principio, las grandes empresas zaragozanas tendrán que asumir en 2011 un incremento de la presión fiscal sin precedentes: el 10% y el 20% en el caso del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y hasta el 52% si se trata del IAE. Tras semanas de tensión entre los grupos y en el seno del propio gobierno municipal, el PSOE, con los votos de CHA e IU, aprobó la propuesta. El resto de los impuestos y tasas, con el apoyo del PAR, subirán un 1,9%, el IPC registrado el pasado mes de julio.

Para desatascar la subida de impuestos, el PSOE tuvo que romper su acuerdo con IU, que incluía un aumento del 20% para los inmuebles no residenciales con un valor catastral de un millón de euros, y aceptar una enmienda de CHA, que reducía al 10% el incremento en el caso de que los bienes tuvieran un uso industrial. El PSOE, sin mayoría para aprobar el expediente solo con IU, no tuvo más remedio que aceptar la propuesta de los nacionalistas, que habían amenazado con votar en contra de la ordenanza del IBI si no se admitía su petición.

"Lamento que los acuerdos a los que llegué con IU no tengan mayoría", le dijo el consejero de Economía y vicealcalde, Fernando Gimeno, al portavoz de la coalición de izquierdas, José Manuel Alonso, que vio cómo el PSOE le dejaba de lado para irse con CHA. "Las propuestas fiscales vienen del trabajo de IU", dijo Alonso, que aseguró que los nacionalistas "no se habrían atrevido a tirar la ordenanza del IBI por 500.000 euros".

Alonso votó en contra de la enmienda de CHA. No obstante, al final apoyó la ordenanza, pese a que incluía las exigencias de los nacionalistas, para no quedarse fuera de la foto y sin la paternidad del recargo fiscal a las grandes empresas.

El más satisfecho era Juan Martín, de CHA, que durante la semana había maniobrado para reventar el pacto entre PSOE e IU y colarse como urdidor del acuerdo. Lo logró, pero tuvo que renunciar a una parte importante de sus exigencias, al mantener la subida del 20% para buena parte de las empresas. "Hemos hecho un esfuerzo para aproximar nuestra postura a la del PSOE. Para CHA bien está lo que bien acaba", afirmó Martín.

Mientras tanto, el PP, que defendía la congelación de impuestos y tasas, fue el más crítico con el acuerdo y dijo que "afectará negativamente al empleo y a la inversión empresarial". La portavoz popular, Dolores Serrat, criticó que el alcalde Belloch pida "esfuerzos" a los ciudadanos cuando él no "recorta los gastos superfluos". Manuel Blasco, del PAR, lamentó que el acuerdo fiscal no fuera "más amplio" y rechazó la subida a las empresas con la confianza de que en la fase de alegaciones se llegue a un acuerdo.

Etiquetas