Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

DELINCUENCIA

La Policía detiene a cinco chicas de un clan familiar por desvalijar pisos

El Grupo de Robos puso en marcha la operación Nenas, para desarticular una banda organizada que desde el mes de septiembre asaltaba domicilios en el centro de Zaragoza.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron la semana pasada a cinco jóvenes, cuyas identidades responden a las iniciales M. T., de 22 años, M. M., de 19, y E. M., V. D. y E. C., las tres de 18, como presuntas autoras de varios robos cometidos en el interior de viviendas. Los arrestos se llevaron a cabo en el marco de una operación denominada Nenas y dos de ellas fueron enviadas a prisión por orden judicial.

Varios de estos asaltos se cometieron en Residencial Paraíso durante las pasadas fiestas del Pilar. De hecho, la comunidad de propietarios puso carteles en los portales en los que, advertidos por la Policía, avisaban de que varias chicas podrían estar desvalijando pisos mediante la técnica del resbalón. Es decir, se benefician de que las puertas están cerradas sin vuelta de llave para abrirlas con la ayuda de plásticos, radiografías o tarjetas plastificadas.

Según informó ayer la Jefatura Superior de Policía de Aragón, la investigaciones del Grupo de Robos de la Policía Judicial lograron demostrar que las cinco detenidas pertenecen a un mismo clan familiar que vive exclusivamente de la delincuencia.

Estas fuentes añadieron que los agentes llegaron al convencimiento de que estos robos en domicilios, que comenzaron a denunciarse en septiembre, eran perpetrados por un grupo perfectamente organizado y especializado en este tipo de hechos. Habitualmente estas bandas criminales emplean para delinquir a los miembros más jóvenes de las familias y en muchas ocasiones son menores de edad ya que esto supone ventajas de índole penal y, en algunos casos, la impunidad. No obstante, siempre están apoyados y dirigidos por los miembros mayores de edad de la familia, cuyo único 'modus vivendi' es el delito.

En este caso, los robos eran cometidos por chicas que gracias a su juventud y aspecto inofensivo pasan inadvertidas con facilidad. El clan las articula en pequeñas "células" que tienen una gran movilidad y que son distribuidas por distintas zonas de la ciudad, según las mismas fuentes.

Cuando robaban, las detenidas en la operación Nenas llevaban a cabo un registro selectivo y cuidadoso de la vivienda y procuraban desordenar y mover lo imprescindible, hasta el punto de que en varios casos los perjudicados tardaron cierto tiempo en darse cuenta del robo.

Hasta el momento, se les imputa cuatro asaltos en domicilios. Los agentes les intervinieron 900 euros, además de teléfonos móviles y joyas.

A principios de este año la Policía arrestó también a tres chicas de 17, 19 y 24 años, de origen croata, a las que se les acusó de al menos seis robos en domicilios y a las que se les intervino más de cien piezas de joyería, ropa, vajilla, bebidas, perfumes y una caja fuerte. Residían en una pensión próxima a Zaragoza desde la que se desplazaban para cometer los delitos.

Etiquetas