Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRIBUNALES

Declaran a Larriba culpable de asesinato y puede cumplir 22 años y medio de cárcel

El Jurado considera que el acusado mató con alevosía y ensañamiento al camionero andaluz José María Justicia, y descarta que existiera una trama para inculparle falsamente.

El procesado, con la mirada perdida, tras escuchar el veredicto del Tribunal Popular.
Declaran a Larriba culpable de asesinato y puede cumplir 22 años y medio de cárcel
PEDRO ETURA/A PHOTO AGENCY

Cuatro años y medio después de la muerte a patadas de José María Justicia en pleno centro de Zaragoza, el Jurado consideró ayer por unanimidad que Juan Carlos Larriba Marco fue culpable de su asesinato. En cuanto al tiempo que el joven de Torrero pasará en prisión, habrá que esperar a que el magistrado presidente Mauricio Murillo dicte sentencia. En cualquier caso, la pena no podrá ser inferior a 17 años y medio ni superior a 22 años y medio, puesto que los miembros del Tribunal Popular han apreciado la atenuante de dilaciones indebidas. Es decir, consideran que entre la muerte a patadas del camionero y su veredicto ha transcurrido un tiempo excesivo por causas ajenas al acusado. Compete ahora también al magistrado presidente determinar si esa atenuante es simple o muy cualificada, lo que supondrá una mayor o menor condena, dentro de la horquilla de años mencionada anteriormente.

El Jurado tardó apenas cuatro horas en alcanzar un acuerdo unánime, lo que permite adivinar que sus miembros no albergaron excesivas dudas sobre la autoría de los hechos. Así se confirmó cuando su portavoz dio lectura al veredicto, minutos antes de las tres de la tarde. Tan solo cuatro preguntas del cuestionario que les entregó Murillo se resolvieron por mayoría. En las otras 20, el pronunciamiento fue unánime. Como lo fue oponerse a la concesión de un indulto al acusado.

Los siete argumentos del Jurado

Siete son los argumentos en los que el tribunal sustenta su decisión. El primero de todos, la propia declaración autoinculpatoria del procesado, tanto ante la Guardia Civil como ante el juez instructor. Para los miembros del Jurado también ha sido decisivo el testimonio de algunos de los testigos. Entre ellos, el de la joven que identificó en la sala a Juan Carlos Larriba como la persona que mató a la víctima. También el del menor que acompañaba al acusado la fatídica madrugada del 21 de mayo de 2006, cuando cometió el asesinato. Este joven, que ahora tiene 20 años, dijo que vio a Larriba agredir al camionero. "Observamos que es totalmente coherente en su declaración y contesta con claridad y sin dudas a las preguntas de los letrados", dice el Jurado.

A la hora de alcanzar un veredicto de culpabilidad, los nueve miembros del Tribunal Popular también han valorado la declaración del teniente de la Guardia Civil que reabrió la investigación un año después de los hechos, cuando ya había un primer sospechoso en prisión provisional. Cree que este funcionario relató de manera "precisa y extensa" cómo se desarrollaron sus pesquisas. "De acuerdo con su declaración, no encontramos razones por las que el teniente pudiese alterar los hechos como la defensa alega", dicen.

Durante el juicio, que se prolongó durante toda la semana pasada, Juan Carlos Larriba aseguró que si reconoció ser el autor de la agresión que acabó con la vida del camionero fue porque el guardia civil y otros le engañaron. Sin embargo, el Jurado está convencido de que eso no fue posible. Y para llegar a esa conclusión se basa en el informe que emitieron las psicólogas del Instituto de Medicina Legal de Aragón que examinaron al procesado. En su argumentación, recuerda el Tribunal Popular que las especialistas explicaron que la personalidad del acusado "no es compatible con la confesión de un delito por 'pena' hacia un desconocido".

Durante la prueba pericial practicada el pasado viernes, las psicólogas coincidieron también en que Larriba "no es una persona influenciable para dejarse llevar por otros". Hecho en el que se apoya ahora también el Jurado para su veredicto de culpabilidad.

La declaración de los forenses que certificaron que la víctima no se defendió y el vídeo de la reconstrucción de los hechos también han sido decisivos.

La defensa recurrirá la sentencia

Aunque la sentencia condenatoria no se conocerá hasta la próxima semana, la defensa ya ha anunciado su intención de recurrirla. Así lo adelantó ayer Carmen Sánchez Herrero, quien pedía la absolución de su cliente y que se aprecie como muy cualificada la atenuante de dilaciones indebidas.

La acusación particular, de la que se ha encargado el letrado Enrique Trebolle, dijo que esperará a conocer el fallo para decidir si lo recurre porque no está de acuerdo con la atenuante citada. En representación de la familia del fallecido, solicitaba 25 años de prisión. Ayer tuvo que adecuar su petición al veredicto y reclamó el máximo posible: 22 años y seis meses. Durante el juicio, se empeño en demostrar que en la muerte de José María Justicia existió ensañamiento, lo que sí ha reconocido el Jurado. Trebolle pidió que se imponga al procesado una medida de alejamiento de 10 años, que se sumará a los 22 y medio.

La familia de la víctima quiere mostrar a través de HERALDO su agradecimiento a todos los testigos. "Al final nos hemos reconciliado con Zaragoza y con su gente, pues antes no queríamos ni venir y sentíamos mucho resentimiento", dijeron su hermana y su viuda.

Etiquetas