Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

DELITO DE ESTAFA

Tres años de cárcel por estafar a diez trabajadoras

La condenada es una empresaria de Garrapinillos que empleó durante dos meses a las denunciantes pero no les pagó su sueldo.

La titular del Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza ha condenado a tres años y medio de prisión a Elena Rodríguez Neboit, una empresaria de Garrapinillos a la que se juzgó a finales de septiembre por un delito continuado de estafa. Las víctimas fueron un grupo de 15 mujeres rumanas, a las que tuvo trabajando en una nave durante un tiempo sin pagarles su sueldo. Por ello, además de a la pena de prisión, la empresaria ha sido condenada a pagar 1.500 euros a cada uno de las trabajadoras, a las que representaba el letrado Carlos Castillo.

Según recoge la sentencia, el periodo durante el que estuvieron trabajando estas mujeres para la acusada comprende los meses de agosto y septiembre de 2007. En ella se dice también que la empresaria trató de obtener un beneficio ilícito "abusando de la situación en que se encontraban todas estas mujeres". Todas ellas eran rumanas, apenas sabían hablar español, no conocían los derechos laborales que les asistían y se les prometió que les tramitarían los correspondientes permisos de trabajo.

Por estos hechos, la empresaria de Garrapinillos tendrá que hacer frente también a una multa de nueve meses, con una cuota de seis euros diarios.

Durante el juicio, la acusada, administradora de Augusta Plaza S. L., insistió en que ella no conocía "de nada" a las denunciantes ni sabía por qué estaba allí. De hecho, aseguró que estas trabajaban para dos compatriotas rumanos con los que su empresa tenía un contrato de colaboración. Ambos estaban también imputados, pero se encuentran en paradero desconocido.

Sin embargo, todas las denunciantes declararon en el juicio que la acusada estuvo presente en todas las entrevistas de trabajo y que era ella la verdadera responsable del negocio. De hecho, esta era quien tenía alquilada la nave donde se llevaba a cabo el trabajo, en las afueras del barrio zaragozano de Garrapinillos. La empresa montaba piezas de baño y difusores eléctricos para otras firmas.

Etiquetas