Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Gastronomía

HUECCO

"Ya sé que el ambiente en Interpeñas está brutal"

Toca en Interpeñas a las 23.00, con China Chana. El precio de las entradas oscila entre los 12 y 16 euros.

Huecco, Iván para los amigos: arreglado pero informal
Huecco: "Ya sé que el ambiente en Interpeñas está brutal"
HERALDO

Por fin en los Pilares. Llevaba usted años con ganas de venir...

Ya era hora, sí. Y mira que ha tenido suspense. Daba por hecho que este año tampoco iba a ser posible, pero al final, sí estamos. Les decía a los de la agencia de 'booking' que alguna vez tendría que ser..., pero salió a última hora. Igual lo hubiera intentado en 2011, ¿eh? Zaragoza era uno de los sitios que tenía marcado en la agenda de 'hay que ir'. Así que encantados, lo vamos a dar todo.

Tiene un zaragozano muy 'sui géneris' en la banda, el guitarrista neoyorquino Leo Susana, que lleva cuatro años residiendo aquí. ¿Le ha dado referencias del escenario y el público?

Claro, pero conozco bien Zaragoza e Interpeñas. Ya sé que el personal lo pasa muy bien allí, estuve hace mucho con Sugarless en una ocasión, y la gente de Ska-P nos ha comentado que la cosa está brutal. La verdad es que el cartel es muy variado, y de calidad, así que estamos orgullosos de ser parte de él.

El disco nuevo debe andar ya cocinándose... porque de 'Assalto' ha sacado jugo.

Está a punto. Sí que ha rendido 'Assalto', llevamos tres años de gira y no es normal. Significa que había 'singles', ideas y trabajo. El deseo de todo artista es que eso ocurra, así que me puedo considerar satisfecho.

La internacionalización le ha llegado también con este álbum. Poco a poco, va usted haciendo ruido en playas extranjeras...

Hemos dado vueltas, sí. Nueva York, Fráncfort, Hamburgo, tres veces en Suiza, México… es un sueño cumplido, y espero que siga la inercia. A nivel nacional, la cosa ha ido a saco, de punta a punta. Y también estoy contento por cómo ha funcionado la iniciativa 'Se acabaron las lágrimas', creo que esa labor social no debe dejarse nunca de lado: a mí me ha dado mucho. También lo que se hizo con la Fundación Mujeres.

Usted toca mucho. ¿No le ha afectado la crisis?

El secreto es sencillo: el otro día me lo comentaba un agente de zona en Castellón, que también se sorprendió por el número de 'bolos' que hemos hecho. Me dijo que teníamos un show honesto, divertido y cañero, a un caché asequible y con canciones que lo defienden. Me alegré de ese resumen: además, en los conciertos me encanta comprobar que el público se sabe las canciones de pe a pá, y la intensidad no decae. Trato de currármerlas mucho, de las letras a los arreglos, mezclo conceptos y me gusta arriesgar un poco, pero tengo muy claro que divertir a la gente es fundamental: vienen a un concierto a pasarlo bien. Andamos en tiempos malos y hay que ponerles buena cara. A pesar de todo, creo que los dos últimos años han sido los mejores que recuerdo como artista. Algo habremos hecho bien, digo yo.

La huella del metal se le adivina en los directos.

No es algo meditado, es puro vicio. Yo vengo de Sugarless: con Huecco tengo que cortarme un poco a veces, porque lo que me sale es caña y si me dejan, el guiño al rock sería cerrar un ojo todo el concierto. Ya hacemos versiones como el 'One' de Metallica, algo de Manowar... y otras cosas como el 'Nights of Cydonia' de Muse, 'Whole lotta love' de Led Zeppelin..., ahí me declaro un aprendiz de los yanquis. Hasta artistas del estilo de Beyoncé, Justin Timberlake o Rihanna meten eléctricas y caña en los directos, mezclas muy altas y baterías poderosas: los productores lo tienen en cuenta. A mí me parece más difícil cantar baladas en concierto, aunque las hago...

¿Se le sigue asomando a este madrileño el gracejo extremeño?

Tengo el acento mezclado. Si paso un tiempo con María, la madre de mi hija, que es oscense, hasta suelto giros aragoneses. De pronto meto palabras gringas si ando un tiempo por Estados Unidos: queda pedante, pero no se puede evitar. Y la tierra tira, claro.

¿Y el fútbol? ¿Sigue jugando?

En el Huecco C. F. Tiro los penaltis y pago las camisetas, jejeje… Es un equipo de barrio, no hay ni jueces de línea, aunque árbitros sí. Somos un grupo de amigos con cierta edad y curvas en aumento, jugamos el partidito los domingos y entrenamos los jueves en una liga del barrio de Aluche. No fallo si estoy en Madrid. Es un interdistritos: una vez quedamos segundos. Algo le pego, ¿eh? He jugado en regional, aunque no llegué a preferente.

Etiquetas