Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

EDUCACIÓN

Los padres exigen ratios más bajas para frenar las tasas de fracaso escolar

Consideran que con más de 25 niños por aula resulta imposible dar la atención que necesitan los alumnos con problemas de aprendizaje. Piden desdobles y más profesorado.

Los padres exigen ratios más bajas  para frenar las tasas de fracaso escolar
Los padres exigen ratios más bajas para frenar las tasas de fracaso escolar
ESTHER CASAS

Veintisiete niños en clase, de ellos, dos recién llegados de países no hispanohablantes, otro con problemas de lectoescritura y uno más con mal comportamiento. Este es el cuadro que a diario se encuentran los maestros aragoneses que trabajan en alguna de las aulas saturadas que hay en la Comunidad. Según un estudio de CC. OO., son 150 las clases que superan el máximo de 25 niños que establece la Ley Orgánica de Educación (LOE). Los padres ven con preocupación estas cifras que consideran "un caldo de cultivo para el fracaso escolar" y exigen a la Administración medidas que prevengan esa "lacra del sistema".

"Esas no son las ratios idóneas para procurar una auténtica atención a la diversidad que palíe el fracaso escolar", advierte Ana Abán, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fapar). "Hay que reestructurar el sistema de planificación porque no puede ser que todos los años tengamos tantas aulas saturadas", añadió Pedro Martínez, presidente de la Federación Cristiana de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Aragón (Fecapa).

Según los datos recogidos por los orientadores aragoneses -a través de la Asociación de Psicopedagogía- más de una cuarta parte de los estudiantes no obtienen los resultados académicos deseados. Además, los últimos estudios oficiales hablan de que en la Comunidad, el 25,8% de los matriculados dejan la ESO sin obtener el título. En ambos casos, la atención individualizada se presenta -a juicio de educadores y padres- como la mejor solución.

"Una atención más individualizada favorecería las relaciones de los alumnos con la escuela", cuenta Abán. Ella considera que la Administración debería actuar en las aulas con ratios elevadas bien desdoblando clases (es decir, dividiéndolas en dos grupos más pequeños) o bien con la incorporación de más profesores al aula. Esto permitiría apoyar a los que tienen carencias y a los que destacan por su sobredotación.

Las zonas más saturadas

En Zaragoza, el exceso de alumnado se reparte por todas las zonas escolares, aunque de manera más acentuada en aquellas con un índice mayor de población infantil: en concreto, el Actur, el Arrabal y el entorno de La Jota. También sufren una elevada presión los colegios del centro (que en el mapa escolar abarca hasta Montecanal).

Segundo, cuarto y sexto de primaria son los cursos con las ratios más altas. La razón es que los pequeños solo pueden repetir en los cursos pares y en ellos se acumulan más niños de los que deberían.

Y este panorama empeorará con la llegada de solicitudes fuera de plazo, es decir, los niños que llegarán a la Comunidad con el curso ya iniciado y necesitarán un puesto escolar en centros que ya comenzaron el curso al límite. Para el presidente de Fecapa, esto es una "incongruencia" del sistema, que habría que solucionar cuanto antes. "No solo hay que cuidar el reparto de alumnos para evitar aulas saturadas, sino que lo que no puede ser es que una familia no pueda acceder a un centro durante el plazo ordinario y luego sí se le dé puesto en esa misma escuela a uno que llega con el curso iniciado", apuntó Martínez.

Etiquetas