Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

TRADICIÓN

La Virgen del Pilar, en la India

La iglesia de Goa está dedicada a la patrona de la Hispanidad e incluso tiene un cuadro donde aparecen los infanticos.

Cuadro en el que se observa a un infantico.
La Virgen del Pilar, en la India
E. ESTER

India es uno de esos países que no se pueden dejar de visitar. Siempre impacta, desconcierta, cautiva, te hace pensar. La cultura, el modo de vida, los valores, las creencias y las situaciones humanas con las que te encuentras cuando la visitas hacen que sientas la diversidad y la profunda diferencia humano-cultural que existe en nuestro planeta. Si el choque de culturas es patente y se percibe nada más bajar del avión, no digamos ya si lo llevamos al terreno religioso.

La religión mayoritaria es el hinduismo, que cuenta con millares de dioses y diosas cuyas imágenes salen a tu encuentro en cualquier plaza, calle, taxi o templo de cualquier ciudad, pueblo, aldea o calle que visitas.

Si se quiere conocer un poco la religiosidad popular hinduista, el mejor sitio para ello es acudir a las riberas de los ríos, especialmente las del Ganges. Allí encuentras a multitud de personas, purificándose, lavándose, bebiendo agua (a veces, sagrada) o realizando los ritos de la cremación de los cadáveres en las estremecedoras ceremonias que suelen dejar sin respiración a quienes las contemplan.

Otra de las grandes religiones que salen al encuentro del visitante en India es el islamismo. La religión islámica se está introduciendo, vía Pakistán, con gran fuerza. La presencia islámica es más que evidente, no faltan en ninguna gran ciudad india (Bombay, Calcuta, Nueva Delhi?) grandes mezquitas y, en menor escala, se está produciendo una masiva construcción de las mismas en los poblados y aldeas del país.

El budismo está más arraigado por el norte de la geografía india. Dada la proximidad con el Tíbet, muchos tibetanos que salieron en la invasión china del Tíbet están refugiados en aldeas del norte.

Tan solo un dos por ciento de los más de mil millones de personas que viven en la India son católicos. Pero aunque la Iglesia católica en el país puede ser minoritaria, ha tenido una enorme influencia, por ejemplo, con la entrega de la madre Teresa de Calcuta en el servicio a los más pobres. Otra referencia del catolicismo, San Francisco Javier (jesuita de origen navarro y patrono de las misiones), está enterrado en la basílica que lleva su nombre en Goa.

Solidaridad y devoción

El trabajo de la comunidad católica en India es admirable y ejemplar en el esfuerzo por reconocer y fomentar la dignidad de las personas en el trabajo social con los desfavorecidos (hospitales, orfanatos, asilos), en la promoción social (cooperativas agrícolas y ganaderas, centros de promoción de las mujeres) y en educación (colegios, escuelas gratuitas, centros de formación, universidades). Este mes de enero pasado, cuando llevamos al orfanato de las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa la ayuda generosa que se recaudó en navidades, gracias a la iniciativa de HERALDO, para comprar medicamentos y alimentos para esos niños, y que tanto bien ha hecho, nos conmovió la visita que realizamos al Monasterio del Pilar, que está situado a la salida de Goa.

Es emocionante encontrarte a miles de kilómetros de Zaragoza una iglesia dedicada a la Virgen del Pilar. Construida por los franciscanos, nada más y nada menos que en 1613, guarda y fomenta en su interior la devoción a la Madre del Pilar, cuya fiesta hoy celebramos. La talla central del retablo es una imagen del siglo XVII de la Virgen del Pilar. El monasterio del Pilar cuenta además con varias imágenes de la Virgen, en la puerta, en el púlpito e incluso un cuadro de los infanticos pasando por el manto a los niños en el claustro. Sobra comentar la emoción que nos produjo aquella visita, que no hizo más que confirmarnos que nuestra devoción mariana es universal. Como es habitual, India siempre sorprende.

Etiquetas