Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

COMERCIO

"Si abren los grandes nos veremos obligados a hacerlo también"

Los empleados de un local de ropa en el centro de Zaragoza recibieron la visita de un sindicato para firmar y expresar su rechazo por el festivo elegido.

Hace unos días que pasan por los grandes almacenes, y también en los pequeños comercios, unas hojas en las que los sindicatos, ante la decisión de la DGA de fijar el 23 de abril de 2011 como festivo en el que han de abrir las tiendas. Piden que los empleados descontentos con la medida estampen su firma. Las rúbricas se cuentan por miles. Representantes sindicales recorren los locales y, en otros casos, piden que les entreguen varias páginas para rellenarlas con la ayuda de conocidos.

Ayer por la tarde llegó una copia de los folletos entregados por OSTA (Fetico es otro de los sindicatos que han emprendido una campaña similar) a Bora, tienda de ropa ubicada en el céntrico Paseo de las Damas. Mientras dos de las empleadas firmaban el documento, Arturo López, uno de los propietarios, indicaba que aunque la normativa, por tamaño, no les afecta y no tienen por qué abrir en San Jorge, no les quedará más remedio. La cuestión es simple: la competencia. "Si abren los grandes nos veremos obligados a hacerlo también", expone. "La situación nos arrastra", comentó López, a quien le parece mal la fecha escogida porque "hay suficientes días para que la gente compre".

"Yo haré huelga el 23", bromea la dependienta Silvia López. Ella y su compañera Irene Serrano creen que la gente no acudirá a comprar en San Jorge al tratarse de una fecha tan señalada. Irene se lamentaba de que en Aragón siempre salgan peor parados en lo relativo a los puentes. Ambas pensaban con disgusto en las posibilidades que les presentaba el puente del 21 al 24 de abril para marcharse al pueblo o descansar. Y mencionaron que, al coincidir con la Semana Santa, los ciudadanos estarán más pendientes de las procesiones que del consumo.

En el establecimiento se encontraba Olga Gómez, trabajadora de un supermercado. "La conciliación de la vida familiar y laboral se queda en papel mojado", criticó. Apuntó que en los comercios están molestos y que el tema de los cambios de turno podría avivar las tensiones entre compañeros. Por su parte, la peluquera Leticia Seral no concebía que en San Jorge, "un día exclusivo para Aragón", hubiera que trabajar.

Etiquetas