Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

LA VOZ DE MI AMO

Fiestas 'cardio'

Massive Attack, que abre hoy, es la excepción de un cartel musical trillado y mediocre.

We Are Standard, otra de las alegrías del FIZ.
Fiestas 'cardio'

El mismo disco rayado de cada año: las fiestas del Pilar suenan a música trillada, mediocre, populachera. Más de uno estará cansado del disco y del Dj que lo coloca en el plato, un servidor, pero aún siendo consciente de su pesadez y de su figura 'tocanarices', no por ello se resigna a silenciar lo que es evidente, lo que hiere la moral.

Actúa Bosé. El título de su último disco viene que ni pintado a la sensación que produce el cartel. Fiestas 'cardio': actuaciones que suben la tensión, por irritación, de cualquier musiquero con exigencias, con ganas de disfrutar en las fiestas de algo fuera de lo habitual, no lo que en cualquier fecha del año pasa una y mil veces por cualquier capital, pueblo o villorrio de España. Eso es lo que los programadores no han entendido todavía o, por mejor decir, sí lo han entendido pero es más cómodo tirar de lo fácil y populista.

Lo que ya se entiende menos es que la casta politiquera y funcionarial piense que el personal -sea en mayoría o minoría- está aquejado de idiocia. "Zaragoza apuesta por una cultura popular e innovadora", soltó el otro día el jefe de la capitalidad cultural. Bisbal, Hombres G, Bosé, Serrat, El Barrio, Barricada..., "cultura innovadora". Y servidor, arzobispo de Canterbury o pívot del CAI.

Fin al capítulo jeremíaco. No es intención de poner todos los días de las fiestas el disco rayado, y menos en un día como hoy, en el que, excepcionalmente, se cubren buena parte de las exigencias que algunos imploramos.

Segunda jornada del FIZ, y en ella, Massive Attack, el grupo inventor del trip hop. Es la primera vez que pisa suelo zaragozano y lo hace con un quinto disco, 'Heligo Land', que está un poco lejos de aquel glorioso 'Blue lines', pero sigue mostrando a un grupo inteligente y singular. 'Paradise circus', el single, ha sido motivo de escándalo por su traslación cuasi porno al vídeo y al final hay 8 minutos, con 'Atlas air', que son depuración máxima de lo que el trío de Bristol es capaz de hacer. La fiesta independiente -y nunca mejor aplicada la etiqueta- se completa con Bigott, We Are Standard, 3 Mellizas, Addictive TV, We Have Band o la dulce Anni B Sweet. Sea leve la tortura en días venideros.

Etiquetas