Zaragoza
Suscríbete

MEDIO AMBIENTE

Ecologistas y vecinos alertan del mal estado de los árboles singulares de Zaragoza

Casi la mitad de los ejemplares catalogados como "monumentales" por el Ayuntamiento están descuidados, según denuncia AnsarLos mejor conservados son aquellos que se encuentran dentro de zonas verdes.

Ecologistas y vecinos alertan del mal estado de los árboles singulares de Zaragoza
Ecologistas y vecinos alertan del mal estado de los árboles singulares de Zaragoza
HERALDO

El laurel centenario de Torrero, que durante decenas de años convivió con los presos de la antigua cárcel y se salvó de la motosierra gracias a la presión popular, ha sido 'condenado' al olvido tan solo un lustro después de su liberación. Lo mismo ocurre con otros muchos árboles catalogados como singulares por el Ayuntamiento de Zaragoza, especies de gran valor ecológico que "contribuyen a que la ciudad sea un espacio más habitable".Así lo asegura Ismael Sanz, miembro de la asociación naturalista Ansar, quien denuncia que casi la mitad de los 57 ejemplares y los 11 conjuntos de árboles monumentales de la ciudad "han sido cortados, están secos o en muy mal estado de conservación". Los ecologistas comparten preocupación con las asociaciones de vecinos, que también denuncian los escasos -en muchas ocasiones, nulos- cuidados que reciben estos ejemplares, sobre todo aquellos que no se encuentran dentro de los parques o los jardines de la ciudad.

Los vecinos de Torrero y La Paz, que hace unos años ya consiguieron salvar el laurel -un ejemplar poco común que pudo llegar a Zaragoza gracias a los viveros municipales que había en la zona antes de la construcción de la cárcel, en 1928-, luchan ahora por que el Ayuntamiento tome medidas para que el árbol recupere su esplendor. "Es cierto que el laurel ha tenido mala suerte y que desde que se derribó el edificio que lo resguardaba ha quedado más expuesto a las inclemencias del tiempo. Sin embargo, se podría haber hecho algo más para protegerlo", explica Sanz.

En la calle de Franco y López, junto a la comisaría de Las Delicias, talaron algunas de las melias catalogadas como singulares y en el barrio de San José todavía echan de menos la sombra de la morera centenaria que talaron en 2006. No sirvió para mucho que estuviese incluida en este informe de árboles singulares, creado como "una primera relación de los ejemplares a proteger" por el Consistorio. "Dos años después de la tala masiva de moreras negras en la calle de José Galay, cortaron el ejemplar más apreciado sin seguir el protocolo adecuado", asegura Manuel Andrés, presidente de la asociación de vecinos del barrio de San José, donde todos los años organizan un abrazo colectivo a uno de los robles de mayor porte de la ciudad, situado en el paseo del Canal. "Con iniciativas como esta queremos reivindicar la importancia de los espacios verdes como punto de encuentro", explica Andrés.

Aunque no han sufrido los estragos de las motosierras, otros ejemplares singulares no han corrido mucha mejor suerte que las moreras de San José. "El cedro del Líbano -llamado así por ser un símbolo del país, que incluso aparece en la bandera- situado en la calle de Marqués de la Cadena y el tilo del barrio Oliver se han quedado secos. También presentan un pésimo estado de conservación los plátanos de sombra que están en los terrenos de la antigua Torre Montoya (Las Fuentes)", afirma Sanz.

Más sensibilidad municipal

Sin embargo, desde Ansar también reconocen los esfuerzos del Ayuntamiento por salvar algunos árboles -como las palmeras de la plaza de San Francisco y de la avenida de Goya, que han sido transplantadas en otras zonas de la ciudad- y el buen estado de algunos de los árboles singulares. Entre los mejor conservados destacan los que están dentro de espacios verdes, como las palmeras de Canarias del parque Grande, algunos ejemplares del parque Bruil o el enorme ciprés del parque del Castillo Palomar, en Las Delicias. Un ejemplo que, según Sanz, debería extenderse al resto de árboles de Zaragoza ya que, "cada vez que se pierde uno de estos árboles desaparece un pequeño ecosistema dentro de la ciudad".

Etiquetas