Zaragoza
Suscríbete

VALDEJALÓN

Indignación vecinal en Ricla tras sufrir tres robos en los últimos días

Los afectados han recogido firmas para exigir más seguridad.

Los vecinos de Ricla están perdiendo la paciencia por los actos delictivos. En lo que va de semana han sufrido tres robos, dos en una misma noche, además de un intento de sustraer material en un taller. Esto se suma a las entradas ocasionales en fincas, naves y campos, lo que ha provocado que haya un malestar creciente. Los últimos afectados han recogido firmas exigiendo que mejore la situación, y el Ayuntamiento las remitirá a la Guardia Civil y a la Delegación del Gobierno para trasladarles el problema.

El pasado martes por la noche accedieron ilegalmente a una farmacia. Lo hicieron por el jardín trasero, rompiendo las cerraduras. Se llevaron el dinero para cambios que encontraron en la caja registradora y los cajones. La propietaria, Alicia Velilla, no echó ningún medicamento en falta, si bien había un frasco de jarabe infantil en el jardín. En el local estaba la caja vacía.

Por su parte, el dueño del mesón restaurante Los Perdigueros no olvidará la madrugada de ayer. El importe del robo, teniendo en cuenta el coste de las máquinas, ronda los 30.000 euros. Los ladrones vaciaron la caja registradora y rompieron las tragaperras para coger su contenido: en total, unos 6.500 euros en metálico. Además, sacaron del establecimiento un aparato para envasar al vacío y entre 80 y 90 botellas de los mejores licores. Un duro varapalo para Luis Escolano, quien ayer hizo inventario para saber con exactitud las pérdidas. "Esto es lamentable, no hay derecho", comentó.

Escolano aseguró que los autores son cuatro personas que poco antes de la hora del cierre pidieron un refresco y se sentaron en una mesa. Uno de ellos fue al baño, ubicado en el sótano, junto al almacén. El propietario descubrió que había puesto un papel para tapar el objetivo de la cámara de seguridad. Resaltó que estas personas perpetraron ayer una acción similar en un bar de La Almunia.

Esa misma noche, unos desconocidos rebuscaron en la tienda de muebles Larripa, llevándose algo de dinero. Antonia Ibáñez, madre de las responsables del comercio, indicó que en el pueblo están muy preocupados.

Previamente, a comienzos de esta semana, detuvieron in situ a dos personas que robaban piezas de vehículos en un taller.

Un grupo de ciudadanos acudieron al Ayuntamiento de Ricla para entregar una firmas en las que muestran su indignación. Francisco Romeo, el alcalde, confirmó que se las entregarán a las autoridades competentes. En el municipio no tienen queja del desempeño de la Guardia Civil en la comarca, si bien consideran que es necesario incrementar el número de agentes, y más en estas fechas. El primer edil apostó por una central (la de La Almunia) con más personal en lugar de habilitar cuarteles en cada localidad.

Etiquetas