Zaragoza
Suscríbete

INVESTIGACIÓN

El peatón muerto el jueves estaba tendido en la Ronda Norte cuando fue atropellado

Un turismo lo arrastró un kilómetro hasta la avenida de Ranillas. La Guardia Civil investiga los hechos, que tuvieron lugar en medio de una fuerte tromba de agua.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación sobre las extrañas circunstancias en las que se produjo la muerte del peatón fallecido el jueves en el Actur. Según informaron fuentes del centro de control de tráfico que la DGT tiene en Zaragoza, la víctima fue atropellada en la Ronda Norte cuando se encontraba tendida sobre la calzada. El turismo que la arrolló arrastró el cuerpo durante un kilómetro hasta que se detuvo en el cruce de la avenida de Ranillas con la calle de Legaz Lacambra.

Al parecer, el ocupante del vehículo, de marca Saab, no se dio cuenta de lo sucedido, y por eso continuó su marcha durante varios cientos de metros. Los hechos se produjeron en torno a las 18.45, en medio de la fuerte tormenta que descargó sobre Zaragoza a media tarde del jueves, por lo que la tromba de agua pudo dificultar la visibilidad tanto del conductor como del fallecido.

Al no portar documentación alguna, la víctima no fue identificada hasta ayer. Se trata de Maciej K., un ciudadano polaco de 37 años que residía en la capital aragonesa. Por su parte, la persona que le arrolló responde a las iniciales S. M. S., tiene 51 años y dio negativo en la prueba de alcoholemia realizada por la Policía Local.

Inicialmente, fue este cuerpo el que instruyó las diligencias, ya que cuando se dio el aviso de lo ocurrido solo se sabía que un conductor había encontrado un cuerpo metido en los bajos de su coche en la avenida de Ranillas, dentro del casco urbano de Zaragoza.

Se encontró una zapatilla

Sin embargo, la declaración de esta persona, que desde un primer momento aseguró que no sabía cuándo ni dónde había arrollado al peatón, llevó a los agentes a sospechar que el impacto pudo producirse en la Ronda Norte, la vía por la que el turismo había accedido a la avenida de Ranillas.

Las comprobaciones realizadas permitieron encontrar una zapatilla del peatón muerto que confirmó que, efectivamente, el atropello había tenido lugar en el kilómetro 301,1 de la A-2 en sentido Barcelona, a la altura del puente que cruza el Ebro.

Al tratarse de una carretera interurbana, la Guardia Civil se hizo cargo del caso. La autopsia al cadáver de Maciej K. fue realizada ayer por la mañana, y según indicaron fuentes de la Policía Local, reveló que la muerte se debió al arrastre que sufrió el cuerpo. No obstante, fuentes próximas a la investigación señalaron que las pesquisas no habían hecho más que comenzar y no descartaron ninguna hipótesis.

En cualquier caso, fue la propia Guardia Civil la que comunicó a la DGT que el atropello se produjo con la víctima tendida sobre la carretera. Ahora la investigación tratará de aclarar por qué estaba así, si tuvo algún problema de cualquier tipo antes de ser arrollado o cómo llegó hasta una vía en la que está prohibida la presencia de peatones.

Etiquetas