Zaragoza
Suscríbete

VIDA COTIDIANA

La ciudad de Zaragoza baja al mínimo sus pulsaciones

La venta de billetes de bus, los usos del Bizi, las consultas al 010... el bajón de actividad de agosto llega en este puente a su límite. La generación de residuos urbanos es otro de los parámetros que cae en picado.

El puente festivo ofrece imágenes que son insólitas el resto del año. No hay problemas para aparcar el coche en el centro, como en la calle de Cervantes.
La ciudad de Zaragoza baja al mínimo sus pulsaciones
OLIVER DUCH

Las revoluciones de Zaragoza bajan estos días hasta el límite. Si durante todo el mes de agosto la ciudad ya funciona al ralentí, durante el puente de la Virgen de agosto este ritmo cansino lo invade casi todo. Comercios cerrados, autobuses vacíos, plazas de aparcamiento libres... Una imagen de ciudad fantasma se apodera por momentos de las calles, y hay parámetros objetivos que ratifican esta impresión.

Quienes se desplazan habitualmente en autobús notarán estos días menos apretones en los vehículos y menos compañeros de espera en las marquesinas. El número de viajeros bajó en agosto del año pasado un 27% con respecto al mes de julio de ese mismo año, mientras que en septiembre la afluencia a los autobuses volvió a subir un 33%.

La bajada es exactamente igual en el servicio Bizi. Los usos en agosto de 2009 fueron un 33% inferiores a los de septiembre, y un 28% por debajo de los de julio. Este vehículo se usa especialmente en los desplazamientos de días laborales, y en agosto mucha gente tiene vacaciones todo el mes. Los buses y las bicicletas discurren tranquilos por la ciudad estos días, ya que la circulación se reduce notablemente. De hecho, el Ayuntamiento aprovecha ahora para hacer las obras que afectan al tráfico rodado. Aun así, los atascos rara vez existen en agosto.

Los zaragozanos no están en Zaragoza en agosto. Al menos, muchos de ellos. Una de las pruebas más claras son los datos de asistencia a las piscinas. A pesar de ser el mes más caluroso del año, la afluencia a estas instalaciones es menor en agosto que en junio, un mes teóricamente con tiempo más inestable y aún laborable; con respecto a julio, el número de usuarios se reduce a menos de la mitad. En 2007, por ejemplo, hubo 224.000 usuarios en junio, 424.424 en julio y solo 214.262 en agosto. El año pasado, junio registró 288.067 entradas; julio, 452.299; y agosto, 302.840.

Sin gente en la ciudad, los servicios están más tranquilos. Las consultas de los centros de salud en algunos casos se reducen a la mitad, mientras en los núcleos rurales, destino de muchas vacaciones, se duplican.

El teléfono 010 de información municipal apenas suena. En agosto de 2009 se hicieron 24.498 consultas, por las 36.027 de septiembre o las 40.191 de junio. Los trámites presenciales en el Ayuntamiento también bajan, aunque en menor medida. Por el recibidor de la plaza del Pilar pasaron 6.386 personas en agosto del año pasado, por las 7.482 que lo hicieron en julio de ese mismo año. Fuentes del Consistorio señalan que "la gente que se queda algún día por aquí aprovecha para hacer las gestiones que tenga que hacer ahora, en sus vacaciones".

Con menos gente en las casas, menos basura a las contenedores. La recogida de residuos urbanos, que llega a su tope en mayo, cae hasta el mínimo en agosto. El año pasado ese mes se recogieron 15.655 toneladas de residuos urbanos, un 16% menos que en el mes anterior y también que en el mes siguiente.

Una única excepción

Prácticamente los únicos parámetros que aumentan en agosto son los que se refieren al turismo. Ese mes, el año pasado, las oficinas de turismo recibieron 85.000 consultas, por las 57.000 de julio. Según señalan desde Zaragoza Turismo, los datos de este año previsiblemente serán mejores. Sin embargo, según el Instituto Nacional de Estadística, las pernoctaciones descendieron ese mes de agosto. Según las citadas fuentes, el motivo es que el turismo de negocios -que se aloja habitualmente en hoteles- casi desaparece en agosto, mientras que el turismo cultural -que suele buscar alojamientos alternativos- es el que sube.

Más turistas... más visitas a los museos. El año pasado en agosto fueron a los museos municipales -sin contar el Pablo Gargallo, que estaba en obras- 9.984 personas, por las 7.325 de julio. Turistas que disfrutan de la ciudad... mientras los zaragozanos huyen en busca de otros destinos.

Etiquetas