Zaragoza
Suscríbete

ARAGÓN EN FIESTAS

Cabezudos nuevos y disfraces en el Santuario de Misericordia de Borja

Las fiestas de este barrio borjano se consolidan después de haber sido recuperadas el año pasado.

Niños en un concurso de disfraces.
Cabezudos nuevos y disfraces en el Santuario de Misericordia de Borja
JAVIER LERÍN

Tras muchos años de inactividad y por segunda vez consecutiva, la recientemente constituida asociación de vecinos del barrio borjano del Santuario de Misericordia ha preparado unas fiestas que, al menos en su comienzo, han sido muy participativas.

Ayer, primer día festivo, tuvo lugar el pregón, que estuvo a cargo del doctor Carlos Val-Carreres, muy ligado a este barrio. Val-Carreras dijo que era "una bonita ocasión para compartir con todos el amor por la Virgen de Misericordia, por Borja y por los que siempre hemos estado enamorados de este paraje sin igual". El afamado médico zaragozano recordó, muy emocionado, "las fiestas que se hacían hace años" y animó a todos a participar, "sobre todo a los niños, que son los verdaderos protagonistas".

La presidenta de la asociación vecinal, Nuria Sánchez, explicó que recuperar esta tradición ha sido muy emocionante y destacó la colaboración de todos "para que estas fiestas sigan adelante como un símbolo de unidad y de diversión". En parecidos términos se expresó el vicepresidente, José María Zuera, quien aseguró haber puesto "toda mi ilusión y mi trabajo para que el santuario vuelva a recuperar el prestigio que siempre ha tenido".

El alcalde de Borja, Eduardo Arilla, que estuvo acompañado de la concejal de Cultura, Natalia Sánchez, tampoco se quiso perder la fiesta y reconoció que "este año se consolidan los actos gracias a la comisión de vecinos, que se ha esforzado mucho para sacarlas adelante y recuperar unos festejos que siempre habían sido un referente del verano en Borja".

Tras el pregón, tuvo lugar la presentación oficial de la restauración de dos cabezudos que se ha realizado gratuitamente gracias al entusiasmo de los vecinos y al trabajo desinteresado de un equipo de profesionales de Madrid, a cargo de Andrés Carrascosa. Su trabajo fue muy aplaudido ayer por los vecinos, que reconocieron la labor realizada por el equipo artístico integrado por José Bernal, Andrés Tejedor e Ignacio Iglesias, bajo la dirección técnica de Jaime García. Para el borjano Bernal, esta restauración ha sido "muy especial" porque se trata de los cabezudos "del pueblo de mi padre, a cuya memoria hemos querido dedicar esta resurrección".

Después, y ante el entusiasmo de las familias de los más de 40 participantes, tuvo lugar un concurso de disfraces en la puerta del Caserón, presentado por la niña Lucía Jujambio. En la categoría de menores de cuatro años, el vencedor fue el pequeño Adrián Ramiro, mientras que en la de un poquito más mayores hubo un empate entre Elia Marín y Nerea Herrera. La tarde continuó con una brillante actuación teatral de los niños discapacitados de la Asociación Artigas, que cosecharon el aplauso de todos por su brillante interpretación.

Hoy, las fiestas continúan con un taller de pintura infantil, cabezudos, una cata de vinos y hasta una chocolatada. La diversión en el Santuario de Borja está asegurada hasta el lunes.

Etiquetas