Zaragoza
Suscríbete

SUCESOS

El vecino de La Joyosa murió asfixiado tras una pelea con el camionero en la cabina

La investigación apunta a un móvil sexual, pero el presunto homicida, que ha ingresado en prisión, lo niega.

Tras su declaración ante la juez, el detenido salió de los juzgados en un coche de la Guardia Civil camino de la cárcel de Zuera.
El vecino de La Joyosa murió asfixiado tras una pelea con el camionero en la cabina
ESTHER CASAS

El primer avance de la autopsia practicada a José Manuel López Paúl, de 58 años, revela que el vecino de La Joyosa falleció por asfixia, lo que confirmaría que la suya fue una muerte violenta y no un mero accidente como en un principio se especuló. Este hecho parece haber sido determinante a la hora de decretar el ingreso en prisión del camionero jienense Emilio José M. M., de 32 años, detenido la madrugada del pasado domingo como presunto autor de las lesiones que acabaron con la vida de la víctima. El transportista asegura que intentaron robarle cuando dormía y que se produjo un forcejeo dentro de la cabina del camión. Sin embargo, aunque no hay nada descartado, la investigación apunta hacia un móvil sexual.

Según ha podido saber este periódico, el presunto homicida ha negado tajantemente cualquier contacto o relación de tipo sexual con el vecino de La Joyosa. Sin embargo, el hecho de que el cuerpo de este último apareciera semidesnudo, solo con ropa interior, parece restar credibilidad a su versión de los hechos. Algunos de los transportistas que acostumbran a hacer parada en el área de servicio de BP -ubicada junto a la A-68, en la conexión con la carretera que conduce a Torres de Berrellén- aseguran que la víctima solía frecuentar la zona, y minutos antes de que se produjeran los hechos el presunto homicida y el fallecido fueron vistos juntos.

El hecho de que no mediaran armas u objetos contundentes en la muerte de José Manuel López Paúl dejó abiertas todas las puertas a los investigadores. Sin embargo, la exploración del cadáver durante la autopsia ha arrojado algo más de luz. Sobre todo, porque parece confirmarse que sí se produjo una pelea o enfrentamiento entre ambos hombres. De hecho, el cuerpo de la víctima presentaba bastantes golpes y lesiones. Algunos de ellos estaban localizados en la cabeza y le hicieron sangrar, lo que hizo pensar en una posible caída. Pero los forenses han concluido que la causa del fallecimiento fue la asfixia.

El arresto del camionero jienense tuvo lugar en torno a la una de la madrugada del domingo, y los hechos se produjeron minutos antes en el aparcamiento de la estación de servicio. Aunque a esa hora había una veintena de camiones estacionados en ese mismo lugar, la Guardia Civil no ha podido localizar a ningún testigo presencial de los hechos. Las únicas personas a las que se ha podido interrogar son empleados de la gasolinera y del restaurante o camioneros que a esa hora dormían en sus vehículos. Por ello, la declaración del detenido y los vestigios recogidos en el escenario del crimen se han convertido en los elementos de mayor valor para la investigación.

Cuando los agentes del puesto de Alagón llegaron al área de servicio, hallaron al presunto homicida llorando desconsolado. Aunque en un principio se dijo que fue él mismo quien avisó de lo sucedido a la Guardia Civil, parece que este extremo no ha sido todavía confirmado. De hecho, no se descarta que fuera una persona que estaba junto a él quien usara su teléfono móvil para poner en alerta a las emergencias.

Tras el arresto, el camionero andaluz explicó a los funcionarios del Instituto Armado que tenía un fuerte golpe en el abdomen, por lo que fue trasladado al Hospital Clínico para someterse a un reconocimiento médico. Todo apunta a que este dolor se debía a algún golpe encajado durante el forcejeo que se produjo en la cabina del camión. Pero las lesiones no revestían gravedad, por lo que el detenido fue conducido tras la exploración a dependencias de la Guardia Civil.

No recuerda muchas cosas

El transportista pasó la noche en el calabozo y fue conducido por la mañana al juzgado de guardia de Zaragoza, donde prestó declaración asistido por un letrado de oficio. Algunos miembros de la familia del detenido, que está casado y vive en Linares, pasaron ayer toda la mañana en la calle de Convertidos a la espera de la decisión de la magistrada encargada de tomarle declaración, que finalmente dictó orden de prisión.

Quien instruirá el caso será la titular del Juzgado de Instrucción número 8, que posiblemente volverá a escuchar la versión del presunto homicida dentro de unos días. El laboratorio de criminalística de la Guardia Civil estuvo trabajando todo el domingo en el escenario de los hechos, por lo que para entonces la magistrada podría disponer ya del resultado de esas pruebas.

Mientras el camionero esperaba ayer en los calabozos de los juzgados de la plaza del Pilar, los vecinos de La Joyosa asistían al funeral de José Manuel López Paúl, celebrado en la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Puig. El fallecido era soltero y vivía con su madre en el municipio zaragozano, donde era muy apreciado.

Etiquetas