Zaragoza
Suscríbete

EJÉRCITO

Los militares de la Brigada Castillejos empiezan a volar el lunes hacia el Líbano

El contingente está intregado por 650 soldados aragoneses, que se desplegarán en la conflictiva frontera con Israel.

Más de un millar de militares, 650 de ellos pertenecientes a la Brigada de Caballería Castillejos II, con sede en Zaragoza, viajarán a partir del lunes y de forma escalonada al sur del Líbano -en la frontera con Israel- para formar parte de la misión desplegada por la Organización de Naciones Unidas con el objetivo de garantizar la estabilidad en la zona. Este contingente del Ejército de Tierra relevará al que está ahora desplegado en esa zona, que se ha convertido en un punto bastante conflictivo. Especialmente tras el enfrentamiento registrado el pasado martes, 3 de agosto, en el que perdieron la vida cuatro libaneses -tres soldados y un periodista- y un militar israelí.

Los soldados aragoneses partirán desde el aeropuerto civil de Zaragoza en varios grupos. El primero -de unos 200 componentes- lo hará el lunes por la tarde y el resto en los siguientes diez días. Volverán a España antes de las fiestas de Navidad.

Los componentes

La Brigada viajará junto a compañeros del Mando de Canarias, Infantes de Marina del Tercio de Armada de Cádiz y de la Agrupación de Apoyo Logístico número 61 de Valladolid. Todos ellos se unirán a una operación internacional en la que participan otros cinco países y que estará bajo las órdenes del general aragonés Alberto Asarta Cuevas, actual Jefe de la Fuerza Internacional de Naciones Unidas en El Líbano, durante cuatro meses.

Se desplegarán al sur del río Litani, en la zona fronteriza del Líbano con Israel y Siria, y su objetivo es garantizar en la zona la estabilidad y la seguridad, además de otorgar libertad de movimientos a las fuerzas internacionales, al ejército libanés, las organizaciones no gubernamentales y la población.

La misión está bajo el mandato de Naciones Unidas y la preparación previa para participar en la misma ha requerido de un gran esfuerzo para los participantes, debido a las especiales circunstancias de la región en la que se desarrolla.

El Consejo de Seguridad de la ONU, ante el recrudecimiento de las hostilidades en El Líbano y el vecino Israel, decidió en agosto del año 2006 potenciar su fuerza en el área hasta 15.000 soldados (en la actualidad alcanzan los 13.000 procedentes de 25 países) y reforzar el mandato de UNIFIL.

Sus objetivos son vigilar el cese de las hostilidades, acompañar, ayudar y apoyar a las Fuerzas Armadas Libanesas (LAF), en su despliegue en todo el sur del Líbano, y asistir, ayudar y asegurar el acceso de la ayuda humanitaria a la población civil. La zona que tiene asignada la misión de Naciones Unidas en El Líbano (UNIFIL) está delimitada al norte por el río Litani y al sur por la separación con Israel o línea azul, que se divide a su vez en otras dos, una liderada por Italia y la otra por España.

La despedida

Aunque el viaje hacia la misión de la ONU comenzará el lunes, las despedidas han llegado antes. Los soldados celebraron un acto solemne de despedida el pasado 22 de julio. En él, se impusieron las corbatas -distinciones militares- a la Brigada Castillejos II, y se recordó a Rafael Suárez Mosquera, el soldado del Regimiento Lusitania de Valencia que falleció en junio mientras se preparaba para esta misión.

Etiquetas