Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ARAGÓN EN FIESTAS

La provincia celebra el día de Santa Ana

Tras los actos en honor de la santa muchas localidades finalizan hoy sus fiestas patronales.Durante la jornada tampoco faltaron misas, parques infantiles y cenas de hermandad.

Jóvenes de Mediana en el encierro de ayer.
La provincia celebra el día de Santa Ana
FRAN BLASCO

La provincia de Zaragoza vivió el pasado fin de semana la primera explosión festiva del verano. Charangas, peñistas y cabezudos llenaron las calles de varias decenas de pueblos y la fiesta lo invadió todo. Ayer, sin embargo, llegó el momento más solemne del programa de actos. El día de Santa Ana trajo consigo misas y procesiones en honor de la patrona de localidades como Utebo, Cuarte, Quinto, Pastriz, Mediana de Aragón, Brea o Monegrillo. Aunque durante la jornada tampoco faltaron las vacas, las cenas ni los festivales de jota.

Los más madrugadores fueron los quintanos, que a las ocho de la mañana alzaron a hombros la peana de la santa y, durante una hora, recorrieron las calles principales de la localidad. Una imagen que se repitió horas más tarde en otros municipios como Utebo. "Ese sí que es un momento bonito de las fiestas", aseguró Adoración Sanz, de 64 años. "Yo salgo siempre vestida con el traje regional, pero este año no he podido", aseguró. Y es que todavía quedan personas que el día del patrón sacan sus mejores galas baturras a relucir. "En nuestro caso no son muchos, pero siempre hay gente a la que le gusta mantener esta tradición", señaló el concejal de Cultura de Mediana de Aragón, Fran Blasco.

Tras la procesión llegó el momento de las misas, que, según el municipio, tuvieron más o menos sabor aragonés. Cuarte, por ejemplo, volvió a celebrar una eucaristía baturra que, en esta ocasión, estuvo presidida por el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, y a la que asistieron más de 300 personas, entre vecinos, concejales y reinas. La concejal de Cultura de esta localidad, Ana Sanz, aseguró que "a pesar de que la fiesta grande había caído en un día laboral, los cuartanos salieron a la calle para honrar y pasear a su patrona".

Su homónima en Brea de Aragón, Joaquina García, quiso destacar la peculiaridad de su pueblo: "El año pasado el párroco encontró el himno de Santa Ana. Las anteriores fiestas ya lo cantó la coral durante la misa y, este año, hemos querido repetirlo".

Tras las celebraciones religiosas, en todas la localidades retomaron el programa festivo. En Quinto, a la salida de la iglesia se repartió el tradicional chocolate a más de 500 personas. El dulce fue preparado por la asociación de viudas y la comisión de festejos. No faltó tampoco una comida para los miembros de la cofradía de Santa Ana, un festival de jotas o un parque de hinchables para los más pequeños.

Día de vacas

Pero sin ninguna duda el acto estrella en el día de Santa Ana fueron las vacas. En Utebo más bien eran toros. A las 18.00, las reses empezaron a correr por las calles del casco viejo de la localidad ante un gran número de público que se mostró un tanto temeroso en cuanto veía aparecer algún cuerno. A Adoración Sanz, sin embargo, le picaba la curiosidad desde la valla. "Anda que no he salido yo pocas veces cuando tenía 17 y 18 años. La de moratones que nos llevábamos. Una vez, incluso, la vaca se metió en una casa y nos persiguió escaleras arriba", recordó. Ahora, a sus 64 años, se conforma con verlo tras la barrera o desde su peña. "Se viven de otra manera, pero también se disfrutan", añadió.

Quien también parecía tener unas ganas locas de saltar era el pequeño Alfredo, de 6 años, que subido en el alféizar de una ventan no perdía detalle del espectáculo e, incluso, gritaba para atraer la atención del animal. "Los toros son lo que más me gusta de las fiestas", advirtió. "No me dan miedo. Bueno, el otro día, que eran de fuego, un poco, porque más que un toro parecía un buey", dijo el pequeño.

Las vaquillas tampoco faltaron en el día grande de Mediana de Aragón. "Es uno de los actos principales de nuestras fiestas. Les gustan a todo el mundo y se disfrutan mucho", comentó el concejal de Cultura.

Las vacas también llegaron a Cuarte, aunque aquí en vez de correr por las calles, despertaban el apetito desde el plato. La localidad celebró una cena vaca, en la que el plato principal, como no podía ser de otra manera, estaba hecho a base de estofado de ternera.

Etiquetas