Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

Una fuga de gas provoca la alarma en la calle Cinco de marzo

Una pala excavadora que trabajaba en las obras de ampliación de la Diputación de Zaragoza, produjo la rotura de una tubería. La situación de peligro se prolongó unos diez minutos, hasta que se cortó el suministro de gas en la zona.

Rotura de una tubería de gas en la calle Cinco de marzo
Una fuga de gas en unas obras provoca la alarma en la calle Cinco de marzo
CARLOS MONCÍN

Una fuga de gas ciudad, provocada por una pala excavadora que operaba en una zanja abierta en la calle Cinco de marzo de Zaragoza, ha provocado unos minutos de alarma entre vecinos y transeúntes y ha obligado a un rápido desalojo del Hotel Goya y de los comercios próximos.

Según ha explicado el sargento jefe del Cuerpo de Bomberos de Zaragoza, José Lasobras, la rotura de la tubería se ha producido sobre las 12.20 y ha causado un escape de "gran magnitud", que ha generado una "gran alarma", aunque se ha subsanado sin ninguna consecuencia.

La situación de peligro se ha prolongado por espacio de unos diez minutos, hasta que los técnicos de la empresa suministradora han cortado el gas en la zona del accidente.

El responsable de los bomberos ha añadido que la mayor situación de riesgo se derivaba de las características de la calle, muy cerrada, y de la conformación de "bolsas" de gas susceptibles de generar explosiones o incendios.

La rotura, que se ha producido en una zanja abierta con motivo de la ejecución de las obras de ampliación de la Diputación de Zaragoza hacia la calle de Cinco de marzo, ha obligado a cortar la vía mientras era resuelta la avería.

Fuentes de la empresa Endesa, suministradora del gas ciudad, han explicado que la rotura ha afectado a seis acometidas y a un centenar de clientes, entre ellos locales comerciales y el citado hotel.

La contratista que realizaba las obras, según las fuentes de la empresa energética, no había solicitado previamente los planos de las redes que hay en el subsuelo de gas y electricidad.

Según ha explicado el director del Hotel Goya, Manuel Ramírez, la alarma, que en un primer momento interpretó como una amenaza de bomba, motivó un rápido desalojo de las personas que se encontraban en las diez habitaciones ocupadas.

La calle ha permanecido cortada al tránsito de vehículos y personas por agentes de las policías local y nacional, que la han vuelto a abrir sobre las 12.50.

Etiquetas