Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

CERCANÍAS

La negativa a ampliar Cercanías es un "agravio comparativo" para la oposición

Al igual que el PAR, acusan a Renfe de utilizar otra vez la "excusa histórica" del déficit para relegar el ferrocarril en Aragón. Exigen potenciar la línea e invertir en su promoción.

"Agravio comparativo, excusa histórica y nula voluntad política". Así de contundentes se mostraron ayer todos los partidos aragoneses, a excepción del PSOE, a la hora de calificar la negativa de Renfe a ampliar las Cercanías hasta Alagón y a crear un ramal hasta la plataforma logística de Zaragoza. A su juicio, el servicio solo será rentable cuando se potencie y se promocione, dos objetivos que reclamaron al Ministerio de Fomento.

Como informó este diario, la compañía Renfe descarta alargar la línea Miraflores-Casetas poco más de nueve kilómetros para que llegue hasta Alagón porque implica un coste de explotación de 400.000 euros anuales y el servicio ya arrastra un déficit anual superior a los 2 millones de euros. Tampoco baraja crear una segunda línea a la Plataforma Logística (Plaza), reclamada por la DGA, los partidos y el sindicato CC. OO. para atender la demanda de los 12.000 trabajadores del polígono.

El vicealcalde, el socialista Fernando Gimeno, señaló que no han tenido aún confirmación oficial de la negativa a alargar el servicio, pero optó por mostrarse prudente por estar en plena negociación con el Ministerio de Fomento. De todos modos, indicó que las cifras de explotación darán un vuelco con la apertura de la terminal de Goya, cuyas obras comienzan hoy. "Hasta entonces, no tiene posibilidades de mejorar", opinó.

La portavoz municipal del PP, Dolores Serrat, calificó de "agravio comparativo" la decisión de Renfe porque en otras ciudades sí mantiene una "clara apuesta" por la potenciación de las Cercanías. "Me parece muy preocupante que no haya voluntad de mejorar el servicio y que no quiera integrarse en el Consorcio de Transportes con la implantación de la tarjeta única. En la actualidad, Renfe no cubre las necesidades de servicio, que no tiene ventajas", dijo.

Serrat advirtió que difícilmente será competitiva la línea cuando en la actualidad "no lleva a ninguna parte" y la frecuencia, en el mejor de los casos, es de media hora, por lo que defendió con ahínco la ampliación del recorrido para hacerlo verdaderamente competitivo . "Hace falta con urgencia un replanteamiento porque están dejando languidecer la línea. Si no se hace una apuesta clara es jugar a destruir lo que tenemos", aseveró.

Para el edil nacionalista Juan Martín, las pérdidas son la "excusa histórica" para el ferrocarril en Aragón y lamentó que no haya "ninguna voluntad política" de colocar las Cercanías en un horizonte de rentabilidad. En este sentido, incidió en que la línea no será rentable mientras no se abra la estación de Goya y haya una masa crítica suficiente de viajeros potenciales, para lo que se requiere alargar el trazado hasta Alagón. "No tienen ningún tipo de interés en invertir y concentran todo el dinero en los núcleos de Cercanías de Madrid, Barcelona y Valencia", destacó.

Juan Martín también resaltó que el corredor Zaragoza-Alagón sufre dificultades de movilidad pese a concentrar el mayor eje de desarrollo industrial, dado que la autovía no está desdoblada y tampoco dispone de Cercanías.

El portavoz municipal del PAR, Manuel Lorenzo Blasco, sostuvo que el déficit "no se puede poner de excusa para desatender servicios públicos". Blasco argumentó que se supone que la implantación de la línea pretendía garantizar un servicio público, la movilidad en el entorno metropolitano, por lo que requiere tiempo para consolidarse.

Blasco subrayó que existe demanda para crear una línea a Plaza y recordó que Alagón podría convertirse en un punto intermodal de transporte, lo que generaría también un flujo de viajeros importante. "El déficit no puede ser la excusa para el Canfranc, para la línea de Teruel y ahora para las Cercanías. En otros sitios se asume con tranquilidad", recalcó.

Por su parte, el concejal de IU José Manuel Alonso consideró que no se puede hablar realmente de pérdidas cuando la línea sigue funcionando a medias, con una estación por construir (la de Goya) y otra (la de Miraflores) sin ni siquiera accesos en condiciones. "No se ha hecho ningún esfuerzo para promocionar la línea y parece que trabajen para tener más pérdidas. El déficit es la excusa para no potenciar una línea que no está al mejor rendimiento posible", añadió.

Etiquetas