Despliega el menú
Zaragoza

DESDOBLAMIENTO DE LA N-232

Los alcaldes de los pueblos de la N-232 rechazan que los recortes se paguen con muertes

El primer edil de Mallén indica que la austeridad no debe frenar el desdoblamiento. El joven fallecido el martes en Pedrola es la cuarta víctima mortal desde que se aplican restricciones en el tramo.

La Joyosa despide al último fallecido.
Los alcaldes de los pueblos de la N-232 rechazan que los recortes se paguen con muertes
OLIVER DUCH

El contador de víctimas mortales en el peligroso tramo de la N-232 entre Figueruelas y Mallén aumenta y, de forma paralela, se intensifica el hartazgo de los municipios del entorno de la carretera. Mantienen que la única solución al goteo de fallecimientos (el último, el registrado el martes en Pedrola) pasa por el desdoblamiento de esos fatídicos 27 kilómetros. Y, conscientes de los anunciados recortes en infraestructuras, consecuencia de la actual coyuntura económica, temen que el demandado proyecto continúe en el aire, en el limbo en el que se encuentran tantas reclamaciones aragonesas.

El malestar y la preocupación son palpables. Los políticos de ámbito nacional insisten en que hay que apretarse el cinturón y reducir el gasto, y los alcaldes zaragozanos comprenden que hay que paliar la precariedad existente, pero no admiten excusas. El primer edil de Mallén, Antonio Asín, subrayó ayer que "la austeridad no puede obligar a recortar obras tan urgentes", y más cuando se está pagando "un precio tan alto", en alusión a los muertos en la N-232. Es decir, no quiere que el tijeretazo paralice una actuación vital y, con ello, sigan produciéndose accidentes que podrían evitarse.

Inquietud en la zona

La inquietud se extiende en la zona. Asín recordó la problemática: confluyen la autovía de Navarra, el 'embudo' en Mallén y Figueruelas y la vía que sale de la segunda localidad. No obstante, el socialista confía en que la situación se revierta. Destacó que le "consta" que el desdoblamiento del tramo de la N-232 es una prioridad para el Gobierno de Aragón (como ha resaltado la DGA recientemente) y que trabaja con el Ministerio de Fomento en esa dirección.

Asín es también el responsable de la plataforma por el desdoblamiento de la N-232. Preguntado por si piensan movilizarse en caso de que no haya avances, el regidor fue cauteloso. Indicó que primero han de ver cómo se van a aplicar los recortes. "Vamos a esperar", enfatizó. Eso sí, resaltó que seguirán reivindicando la importancia de la obra.

Antonio Liz, alcalde de Gallur, aseguró que el siniestro mortal de Pedrola evidencia que hay convertir la N-232 en autovía. El regidor, de CHA, no acepta que no se lleve a cabo porque estamos en crisis. "No me vale", apostilló. Dejó claro que el demandado plan "no es prescindible en estos tiempos, a la vista está". Y mencionó el último fallecimiento.

En Gallur reina la incertidumbre por lo que las palabras de José Blanco, ministro de Fomento, sugieren. Afirmó que tienen "todos los números" para quedarse fuera de las prioridades de la Moncloa. El enfado consiguiente se suma a un recelo típico entre los aragoneses: en Madrid no tratan igual a las distintas comunidades, sentimiento que hizo suyo Liz. A su juicio, nunca se han solventado las necesidades en infraestructuras, lo que no ocurre en otras autonomías, hecho que constituye "una tomadura de pelo".

El primer edil consideró que las medidas tomadas hasta ahora (los peajes gratis en la AP-68 o la limitación de velocidad a 80 kilómetros por hora en el tramo N-232) son "parches" que frenan el desarrollo de la zona. Añadió que el problema reside en el "excesivo tránsito de vehículos pesados".

Por su parte, José Ángel Zaldívar, primer edil de Pedrola (PSOE), apuntó que con las iniciativas puestas en marcha a principios de 2009 se ha reducido la siniestralidad en el conflictivo tramo, si bien "no tenía que haber ninguna víctima". Sobre el tijeretazo presupuestario, trasladó la "indignación" del municipio. "Llevamos diez años esperando", aseveró, y teme que el asunto se alargue sine díe.

Desde La Joyosa, pueblo en el que residía el joven muerto en Pedrola, el socialista Ángel García hizo hincapié en que lo hecho hasta ahora son "medidas transitorias", no la solución definitiva.

Carlos Rubén S. G., de 32 años, es la cuarta víctima mortal en accidentes de tráfico entre los puntos kilométricos 269 y 296,700 de la N-232 desde que se comenzó a operar con las nuevas restricciones. El pasado 26 de febrero, un hombre de 70 años perdió la vida en un choque frontolateral entre un turismo y un camión en el término de Mallén.

Etiquetas