Despliega el menú
Zaragoza

VIDEOVIGILANCIA EN ZARAGOZA

Las 164 nuevas cámaras vigilarán zonas conflictivas y el patrimonio

Los dispositivos, cuyo visionado correrá a cargo de la Policía Local, podrán almacenar la información durante 30 días.

Ciento sesenta y cuatro. Esas son las cámaras que van a permitir que Zaragoza cuente con un sistema de videovigilancia adaptado a las necesidades de la ciudad. De estas, 13 están ya en funcionamiento en el Parque del Agua, y cuentan con el permiso de la Comisión de Videovigilancia. El resto se irán implantando durante los meses de verano y la mayoría estarán funcionando para las fiestas del Pilar.

Muchas de ellas (40) velarán por la protección de monumentos y edificios municipales. Así será, por ejemplo, en el caso del monumento al Justiciazgo -plaza de Aragón- o en el de Los Caídos, en el cementerio. También habrá cámaras enfocando La Lonja, el Torreón Fortea o el Teatro Principal, entre otros. En general, estas serán fijas, centradas en el monumento a proteger y, además, en ningún caso podrán grabar audio. El objetivo no es captar a los ciudadanos.

Además, se plantea instalar cámaras móviles en los espacios abiertos que han sido seleccionados y que son cinco: el aparcamiento sur de La Almozara, el recinto ferial de Valdespartera y los puntos limpios de San José, Universidad y Torrero.

Otras 24 irán destinadas a las riberas del Ebro (pasarela del Voluntariado, embarcaderos y jardines, entre otros) y 33 se colocarán en el Parque del Agua. De estas, 13 está activas y algunas de las zonas enfocadas serán los canales de aguas tranquilas y bravas, las balsas -de los tilos, la playa y las gravas- y otros muchos enclaves a lo largo del frente fluvial.

La red es sumamente ambiciosa e incluye, además, las 12 cabinas radares que tiene en funcionamiento la Policía Local y otras 50 cámaras de vigilancia que incorporan sus vehículos. Precisamente, estos serán los agentes que se encargarán de ver las imágenes, que no podrán visionarse en tiempo real. En cumplimiento de lo que dice la ley, no se podrán conservar más de 30 días, a no ser que contengan pruebas de algún tipo de delito o sea inexcusable su conservación. El centro de operaciones de toda esta red estará en la nueva comisaría ubicada en el barrio de La Paz, a los pies del Tercer Cinturón.

Este proyecto trata de dotar a la ciudad de una infraestructura potente en muchos campos. Como utiliza tecnologías de banda ancha de última generación, permite añadir nuevos servicios, como los de transmisión de imágenes de vídeo de alta calidad u otras aplicaciones web. Su inversión es igualmente considerable, está a cargo del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) y es de 2,4 millones de euros aproximadamente.

Fuentes del Ayuntamiento explican que el sistema combina la fibra óptica y la tecnología inalámbrica Wimax, lo que permite conexiones de datos de alta velocidad y, por ejemplo, la transmisión de vídeo digital. En concreto, la red Wimax -los datos viajan a través de las ondas de radio- facilitará las telecomunicaciones móviles internas del Ayuntamiento, lo que convertirá a la ciudad en la tercera ciudad española con este tipo de red y le abrirá un campo de posibilidades también en el terreno Wifi.

Protección de datos

Por otra parte, el Ayuntamiento ha insistido en numerosas ocasiones en que esta red no es un sistema válido para 'espiar' al ciudadano. En realidad, son las que se instalarán en las riberas y el Parque del Agua las que más posibles actos vandálicos controlarán. Pero además, hay otros aspectos, como el riego, la iluminación o las plantaciones sobre las que el Consistorio quiere tener información, y esta es una manera para conseguirlo. El Ayuntamiento garantiza que se ajusta a todos los preceptos de la Ley de Protección de Datos.

Además, hay que tener en cuenta que las Administraciones Públicas no son las únicas que apuestan por la seguridad mediante vídeo. De hecho, en Zaragoza hay ya más de 1.000 entidades que han comunicado a la Agencia de Protección de Datos que tienen ficheros de videovigilancia. Se trata, sobre todo, de comercios, hoteles y comunidades de vecinos que ven en las cámaras un método efectivo para disuadir a los vándalos de robar o de otras prácticas poco cívicas, como el botellón.

Etiquetas