Despliega el menú
Zaragoza

PRESUPUESTOS MUNICIPALES DE ZARAGOZA

El Ayuntamiento de Zaragoza prevé un aumento de impuestos en 2011 de entre el 1,5% y el 1,6%

No habrá reducción de impuestos como este año, pero el Ayuntamiento de Zaragoza no pretende compensar en 2011 el desplome de los ingresos con un incremento de la presión fiscal por encima del IPC, salvo en el caso de las tasas medioambientales.

No habrá reducción de impuestos como este año, pero el Ayuntamiento de Zaragoza no pretende compensar en 2011 el desplome de los ingresos con un incremento de la presión fiscal por encima del IPC, salvo en el caso de las tasas medioambientales. Así lo aseguró ayer el actual concejal de Economía y Hacienda, Francisco Catalá, que adelantó que los impuestos, fundamentalmente el de Bienes Inmuebles (IBI), experimentarán un aumento que oscilará entre 1,5% y el 1,6% (previsión de inflación para agosto). Respecto a las tasas (abastecimiento de agua y recogida de basura), el aumento oscilaría entre un punto y dos puntos por encima (del 2,5% al 3,5%), pero Catalá no quiso dar estos porcentajes por seguros a la espera de que avancen las negociaciones con los grupos de la oposición.

Este fue uno de los principales asuntos que se abordaron ayer en la comisión de Economía, que estuvo marcada por el enfrentamiento entre Catalá y el portavoz adjunto del PP, José Manuel Cruz, que anunció la presentación de varias mociones en el próximo pleno para aplicar medidas en materia económica. El concejal popular cargó porque "frente a los sueldos que bajan, el Ayuntamiento sube el IPC". "Plantear una subida de impuestos en fase de recortes es injustificado. Vive en otro mundo", afirmó Cruz, que no desaprovechó la ocasión para ironizar sobre las expectativas de Catalá de conseguir un puesto de asesor en la embajada de Chile y dejar el Ayuntamiento.

El responsable de las arcas municipales subrayó que las medidas que está planteando el gobierno PSOE-PAR están en consonancia con las que se están aplicando en toda Europa. "Nuestra propuesta es una congelación de impuestos, con un IPC del 1,5 o el 1,6%, que es la previsión para agosto. Y con las tasas medioambientales el principio de recuperación de costes nos obligará a hacer un esfuerzo mayor", destacó Catalá, que recordó que el próximo año el 100% del agua que saldrá por los grifos será de Yesa y eso obligará a incrementar el precio.

Revisión catastral en 2012

También hizo referencia Catalá a los nuevos valores catastrales, sobre los que se calcula el recibo del IBI. Según el responsable municipal, se decidió aplazar la revisión catastral porque "no era aconsejable hacerla en plena crisis". Afirmó que está previsto activarla en 2012 o 2013, "cuando se sanee el mercado inmobiliario".

Catalá explicó que el incremento se repercutirá en 10 años. Añadió que si esta medida "no es suficiente para tener subidas razonables de IBI", se aplicarán otras. Entre ellas citó las bonificaciones en las cuotas o la reducción de tipo de gravamen (el actual es del 0,5515% y podría bajar al mínimo del 0,40%). "Incluso se podría aplicar un 'extratipo' del 0,10% para volver luego al 0,40%. El IBI no subirá, con carácter general, por encima del IPC en cada ejercicio", dijo el concejal socialista.

Ante esta posición y tras hacerse público que en 2011 caerán drásticamente las inversiones, Cruz le recordó que el alcalde, Juan Alberto Belloch, dijo en 2009 que "una crisis solo tiene dos medidas, todo lo demás son bobadas: incremento de inversiones y reducción de impuestos". "¿Quién es el bobo?", espetó Cruz. Ante esto, Catalá replicó: "No me lo ponga tan fácil preguntando quién es el bobo. Ha perdido el norte".

Sin ingresos por solares

Al margen de la discusión política, subyacían dos modelos para afrontar la situación crítica en la que se encuentran las arcas por la caída de ingresos. En eso están los técnicos del Área de Economía y de los grupos CHA e IU, que en los últimos días están analizando el estado de la tabla de ingresos municipal. El resultado es descorazonador. Las previsiones apuntan a una caída estimada de 70,9 millones de euros sobre lo previsto (de 811,2 millones estimados a principios de año a 740,3 a finales del ejercicio).

Llama la atención la venta de suelo. El año pasado, pese a que se adjudicaron casi la totalidad de los solares que estaban previstos, los ingresos reales fueron de unos ocho millones de euros (se habían calculado unos ingresos totales de 62 millones). Para este año 2010 se presupuestaron 48 millones de euros en enajenación de solares. Ahora, los responsables municipales creen que no van a poder ingresar ni un solo euro cuando se complete el ejercicio.

Etiquetas