Despliega el menú
Zaragoza

MACANAZ

"Es muy bonito, pero han quitado muchos árboles"

La arboleda de Macanaz es un parque tranquilo con vistas privilegiadas, pero algunos vecinos del Arrabal (como Rafael Tejedor, Marimer Fuertes y José Luis Mainar) se quejan de que, tras la última reforma de 2008, faltan árboles.

El parque de Macanaz es muy bonito, pero han quitado muchos árboles¿
El parque de Macanaz es muy bonito, pero han quitado muchos árboles¿
LAURA URANGA

Mis abuelos vinieron a la arboleda de Macanaz de viaje de novios, en 1921. Vivían en Paracuellos de la Ribera, cogieron un tren hasta la estación del Arrabal (hoy centro cultural Estación del Norte) y fueron a pasar la tarde al parque con la merienda. Entonces era una arboleda agreste y muy frondosa, y las parejas venían a retozar aquí”, cuenta Rafael Tejedor, de 39 años, y vecino del Arrabal desde que nació.

El parque de Macanaz, que ahora luce su remodelación con motivo de la Expo, es uno de los más antiguos de Zaragoza. “Este parque es la evolución de una antigua arboleda del siglo XVIII. Las primeras celebraciones de la Cincomarzada, a partir de 1835, se celebraban aquí. Era un sitio cercano, con mucho arbolado”, recuerda Rafael, presidente de la asociación de vecinos Tío Jorge del Arrabal. “Hasta hace poco más de 30 años, la arboleda estaba separada del barrio por las vías de ferrocarril que llevaban a la estación del Arrabal. Después, ha pasado por sucesivas reformas hasta la última, en 2007 y 2008, incluida en el plan de riberas”, explica Tejedor.

El parque de Macanaz aparece retratado en muchos álbumes de fotos de novios de Zaragoza. Tradicionalmente, ha sido un lugar donde las parejas de recién casados acudían a hacerse fotos con el Pilar de fondo. También los turistas han descubierto que desde aquí las vistas del Ebro y de la ciudad monumental son espectaculares.

“Es un parque tranquilo, céntrico, muy familiar. Lo mejor es la proximidad al centro y las vistas privilegiadas. Estamos a un paso de la plaza del Pilar. Además, es un parque limpio y bien cuidado”, afirma José Luis Mainar, de 63 años, vecino del barrio desde hace 36. “El quiosco que instalaron después de la última reforma le da mucha vida al parque. Es muy agradable tomar algo en la terraza viendo el Ebro. Y los fines de semana hay actuaciones y música en directo”, añade José Luis.

La arboleda ha cambiado mucho desde que Marimer Fuertes, de 64 años, llegó al barrio, hace cuatro décadas. “Tenemos un parque muy bonito, pero con la remodelación han quitado muchos árboles. Cortaron, incluso, algunos que estaban en buen estado, no tiene sentido. Y ahora faltan sombras”, critica esta vecina del Arrabal. “Han instalado dos zonas de juegos infantiles que están bien, pero no hay una zona con aparatos para mayores, como en otros parques”, señala.

Macanaz también guarda un secreto. “Una historia desconocida por la gran mayoría es que bajo el parque hay una fosa común de la época de los Sitios. Hay enterradas entre 10.000 y 14.000 personas. Los franceses enterraron a las víctimas de la guerra y de las enfermedades en una fosa situada entre lo que hoy es el parque y la calle de Arquitecto Lafiguera. Era una zona que ya se usaba como vertedero antes de los Sitios”, cuenta Rafael Tejedor.

Los vecinos tienen varias propuestas para mejorar el parque. La primera: plantar más árboles, “que den sombra y sean adecuados al entorno”, afirman. Otra es cambiar el nombre. “Melchor de Macanaz era valido de Felipe V y responsable de la abolición de los Fueros de Aragón. Es curioso que se le dé su nombre a este parque. Nosotros proponemos que se cambie a Parque del Bicentenario, en recuerdo de los Sitios de Zaragoza, y que se coloquen varios monumentos conmemorativos”, explica el presidente de la asociación Tío Jorge.

Etiquetas