Despliega el menú
Zaragoza

POST-EXPO

La DGA confía en llenar las oficinas de la Expo en siete años pese a la crisis

La mitad del parque empresarial será público al concentrar la Ciudad de la Justicia, tres consejerías y todas las empresas públicas.

2010-2016. Ese es el plazo que se ha marcado el nuevo dueño de la Expo, el Gobierno de Aragón, para llenar el parque empresarial de Ranillas, para lo que concentrará, además de la Ciudad de la Justicia, todas sus sedes oficiales en alquiler en Zaragoza, lo que afecta a tres consejerías (Educación, Justicia y Servicios Sociales) y a todas las empresas públicas. Este traslado masivo garantizará, de entrada, ocupar la mitad del recinto, en torno a 82.500 metros cuadrados, por lo que los esfuerzos se centrarán en encontrar compradores e inquilinos para el resto de oficinas y espacios comerciales.

El consejero de Economía, Alberto Larraz, se mostró ayer optimista pese al fracaso cosechado hasta ahora en la comercialización (solo se ha vendido poco más de un 8% cuando estaba comprometido el 20%), por lo que, subrayó, serán "flexibles" con el fin de llenar los antiguos pabellones en esta coyuntura económica. Venderán edificios y plantas completas, a lo que se limitó Expoagua en un principio, pero a partir de ahora también alquilarán, con opción de compra, algo más de un centenar de oficinas sueltas, de entre 100 y 500 metros cuadrados. "Nos adaptaremos a la demanda", dijo.

La obra también se va a acompasar a la comercialización, de forma que se irán montando instalaciones conforme se vayan ocupando. Los pabellones situados frente a la Ronda del Rabal, que suman unos 80.000 metros, tendrán las fachadas acabadas a finales de año, pero su interior quedará desnudo. Solo seis de los doce edificios en los que se han dividido los bloques que ocupaban los países contarán con todas las instalaciones listas para entrar a amueblar, en los que ya hay compradores o inquilinos apalabrados. Y solo lo harán de momento dos empresas, Grupo Jorge y Banco Popular, y dos entes dependientes del Estado, Tráfico y RTVE, que suman 12.000 metros y garantizan 28 millones de ingresos. El resto de compradores (el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales, DKV y Master D) se han caído, por lo que se han perdido cerca de 68 millones y, de rebote, se ha incrementará la carga financiera.

No obstante, Master D podría ocupar unos 2.000 metros en alquiler y la Tesorería de la Seguridad Social pretende comprar una planta, lo que permitiría difuminar el parón junto a los 48.000 metros que ocupará la Ciudad de la Justicia. El jefe de Edificación de la Expo, Alfonso Pérez, apuntó que la licitación de las obras para las sedes judiciales está prevista para principios de julio, lo que garantiza que en el Pilar haya máquinas trabajando en el área de pabellones frente a la avenida de Ranillas y en uno de los cinco pabellones orientados al Ebro. Si se cumple el cronograma, las mudanzas podrían empezar a partir del verano de 2012.

Crédito de más de 100 millones

Larraz manifestó categórico que no se requerirán nuevas aportaciones de capital y que las cargas financieras no serán un problema pese a que se solicitarán este mismo verano más de cien millones de euros para pagar las obras de reconversión (ahora los pagos se afrontan con un crédito puente). Y lo justificó con dos argumentos: el patrimonio de la sociedad Zaragoza Expo Empresarial asciende a 174 millones de euros (que se aumentará a 200) y el alquiler que pagará la DGA a su sociedad pública por las sedes judiciales dará para cubrir los pagos. De hecho, dijo que el ratio de endeudamiento será "bajo", del 41% frente al 69% de media que tiene el sector inmobiliario.

Además, el consejero puntualizó que la DGA se ahorrará los nueve millones que ahora paga por sus sedes en alquiler. No aclaró cuánto se pagará a sí misma por los alquileres en la Expo (señaló que está "sin cerrar"), aunque dijo que será "a precio de mercado". Una de las consejerías, aún por concretar, irá a otra de sus propiedades en el recinto, el pabellón de Aragón.

Etiquetas