Despliega el menú
Zaragoza

NORMATIVA

Belloch no conducirá la grúa

Un error en la ley de Tráfico atribuía al alcalde, y no a la Policía Local, la potestad de retirar vehículos mal aparcados. Belloch delegó, vía decreto, en los agentes.

El lenguaje normativo es lo que tiene. En cuanto se patina y se deslizan expresiones inadecuadas se puede, de buenas a primeras, atribuir a los alcaldes de toda España la responsabilidad de salir con las grúas a retirar los coches mal aparcados. Es, más o menos, lo que ha hecho la nueva Ley de Tráfico, que entró en vigor el 25 del mes pasado. En vez de dar esta competencia a "los agentes de la autoridad" -la Policía Local-, se la dio a "la Autoridad encargada de la gestión del tráfico" -que es el alcalde de la localidad, en este caso, Belloch-.

El Ayuntamiento de la ciudad estuvo rápido en ver el error, aunque no se pudo rectificar, ya que la ley ya estaba en tramitación en Madrid. Sin embargo, de manera paralela, Zaragoza preparó un decreto en el que Belloch delegaba en la Policía Local la responsabilidad de sacar la grúa a pasear, evitando así un vacío legal importante que podría haber acarreado más de un conflicto, como ocurre en los lugares donde no se ha reaccionado de la misma manera.

Aunque desde la DGT se quita hierro a este error, en algunas ciudades los sindicatos policiales han recomendado a los agentes que no retiren ningún vehículo, ya que no es competencia del cuerpo. Podría darse la circunstancia, incluso, de que el dueño de un vehículo mal aparcado denunciara a la Policía Local de turno por 'robar' su coche.

En Sevilla, sin ir más lejos, un sindicato pasó una nota informativa a los agentes pidiéndoles que no retiren vehículos hasta que desde Alcaldía no se dicte el modo correcto de actuar. En Murcia, la Policía Local ha puesto el asunto en manos de los servicios jurídicos municipales. Según señalaron ayer fuentes del Consistorio zaragozano, han sido muchos los Ayuntamientos de España que han llamado para pedir los detalles del decreto de Alcaldía, para adoptarlos en su municipio.

El decreto de Belloch, además de delegar su competencia con la grúa, establece algunos detalles en los que la ley estatal permite un cierto margen de maniobra, como el caso de las faltas leves. La aplicación de esta normativa hará que algunas infracciones sancionadas por la Policía Local dupliquen su cuantía. Aparcar en las paradas de autobús, en las zonas de carga y descarga, en acceso a garajes, en sitios de minusválidos o encima de la acera será sancionado con una mayor dureza. En algunos casos, el aumento de la sanción es de más del 450%.

Etiquetas