Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

ZARAGOZA

La ordenanza del agua incluirá medidas de ahorro en los edificios públicos

La norma, que prevé sanciones de hasta 3.000 euros, obliga a las piscinas a reutilizar el agua y limita la superficie de césped en los parques.

La nueva ordenanza del agua introducirá medidas de todo tipo para fomentar el ahorro, sobre todo en los edificios y espacios públicos. Por ejemplo, la normativa, que contempla sanciones en los casos muy graves de hasta 3.000 euros, obligará a las piscinas de más de 200 metros cúbicos, tanto públicas o privadas, a disponer de sistemas de reutilización del agua o limitará a un 35% la superficie de césped de los parques, que se regarán mediante los sistemas que requieran menor consumo.

Estas son solo dos medidas, pero hay muchas más. Los grifos de uso público deberán disponer de temporizadores que permitan el cierre automático y limitar las usos a un litro de agua. Además, las cisternas de los inodoros de edificios públicos tendrán un volumen máximo de descarga de seis litros o un doble sistema de descarga.

Para la limpieza en las calles, se evitará la utilización de agua potable. Asimismo, se citan los procedimientos de lavado de coches. Se prohíbe la limpieza con mangueras y se exigen sistemas de alta presión y parada automática que aseguren que el consumo de agua sea inferior a 70 litros para un vehículo normal.

La concejal de Medio Ambiente, Lola Campos, y el consejero de Infraestructuras, Jerónimo Blasco, se encargaron de explicar los detalles de la normativa, que podría estar aprobada a finales de año. "En un único documento organizamos los medios para mejorar la calidad y la eficiencia", dijo Campos. Por su parte, Jerónimo Blasco incidió en que Zaragoza es la ciudad que menos consume (96 litros por habitante al día) y a un precio más barato (183 euros el metro cúbico). Subrayó que a partir de julio, con el abastecimiento al 100% de agua de Yesa, será además la capital con mejor calidad. Descartó que se vaya a subir el recibo este año, pero no aclaró que ocurrirá el próximo y cómo se repercutirán los nuevos costes.

La nueva normativa establece las características de cualquier vertido, recomendaciones para la prevención de avenidas, así como criterios técnicos de todo tipo para bombeos de agua, depósitos de regulación, tanques de tormentas, contadores y telelectura...

Plantea, por ejemplo, la creación en las nuevas urbanización de redes de distribución diferencias en función del uso o la instalación de tuberías distintas para separar las aguas residuales de las pluviales. La norma apuesta por la medición individualizada por vivienda o establece el empleo de depósitos cerrados a presión para instalaciones de bombeo. Así se reduce el consumo y se evita la contaminación.

Etiquetas