Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

GRUPO NEONAZI

'Blood and Honour' compró armas a un vigilante privado

El juicio en la Audiencia de Madrid contra 19 presuntos miembros de la organización continuará el lunes.

La mayoría de las armas de defensa personal intervenidas por la Guardia Civil en 2005 a diversos miembros del grupo neonazi 'Blood and Honour' (B&H) fueron compradas por esta asociación a un agente de seguridad privada que las había adquirido en una tienda de Madrid.

Así lo declaró ayer el vendedor, Óscar F. N., que en la actualidad es escolta privado, durante la segunda sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Madrid contra 19 presuntos neonazis que se enfrentan a entre dos y cinco años de cárcel por posesión ilícita de armas y por pertenecer a una asociación ilícita. Entre ellos, los zaragozanos Sergio R. D., F. Javier B. P. e Ignacio M. B.

Óscar F. N., uno de los dos únicos acusados que contestó a las preguntas de la fiscalía y de la acusación popular, negó pertenecer a B&H, pero reconoció que vendió botas, ceñidores, defensas extensibles y sprays a este grupo después de que su presunto líder, Roberto L. U., le hiciera el encargo por teléfono.

El otro de los acusados que aceptó ser preguntado por la fiscalía y la acusación popular, representada por el Movimiento contra la Intolerancia, fue Francisco José L. P., fundador junto con Roberto L. U. de B&H, el 22 de diciembre de 1999, en Getafe (Madrid).

Francisco José L. P. aseguró que el motivo de fundar este grupo fue defender "el patriotismo" y "la conducta honorable", y que entonces tenía 21 años, estaba haciendo la instrucción paracaidista y que a veces "iba con amigos de campin llevando banderitas".

"No era consciente de hacer algo delictivo en ese momento", dijo Francisco José L. P., al que la fiscalía le acusa de estar al frente de B&H en Jaén. El acusado manifestó, al igual que lo hicieron el resto de los imputados a preguntas de sus defensas, que acudió al concierto celebrado en 2005 en la sala Taj Mahal de Talamanca del Jarama (Madrid), pero no porque fueran convocados por B&H.

También negó haber escuchado en esa discoteca gritos diciendo "seis millones de judíos más a la cámara de gas", pero comentó: "Siempre hay energúmenos, como en todos los lados". Todos los acusados, cuyas edades oscilan entre los 27 y 40 años, volverán a la Audiencia de Madrid el lunes.

Etiquetas