Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

CAMBIO EN LAS SANCIONES

Aparcar mal sale mucho más caro

Aparcar en paradas de autobús, zona de minusválidos o carga y descarga se sanciona desde ayer con 200 euros.

Dos turismos, aparcados ayer en una parada de autobús de la avenida de César Augusto.
Aparcar mal sale mucho más caro
ESTHER CASAS

La entrada en vigor de la nueva Ley de Tráfico ha obligado al Ayuntamiento de Zaragoza a duplicar el importe de algunas de las infracciones más denunciadas por la Policía Local, que desde ayer han pasado a castigarse con 200 euros (antes costaban 92). La subida afectará sobre todo a quienes suelen 'olvidar' su vehículo en zonas reservadas al transporte público, la carga o descarga o el acceso a garajes con badén. Pero no serán los únicos, porque también van a tener que rascarse más el bolsillo aquellos conductores que estacionen en doble fila, encima de la acera o en espacios reservados exclusivamente para minusválidos. Para estos últimos, la multa pasa de 36 a 200 euros, lo que representa un incremento del 455%.

La subida no es caprichosa. De hecho, no es sino la adecuación de las viejas tarifas municipales a las que ahora determina el nuevo texto legal que, por primera vez, unifica el importe de las multas en toda España. La última actualización del cuadro de infracciones y sanciones en Zaragoza se produjo en diciembre de 2006, por lo que ha sido necesario dictar un nuevo decreto de alcaldía para revisar los precios.

Con carácter general, se mantiene el importe de las infracciones leves (entre 24 y 90 euros). Sin embargo, algunas de las que antes se calificaban como tales han pasado a ser sancionadas como graves. Se trata, sobre todo, de estacionamientos indebidos y paradas en la vía pública, pero también de otro tipo de conductas imprudentes, como las relacionadas con la forma de llevar la carga en un vehículo. Por ejemplo, el no sujetarla para evitar que se desplace se pagaba antes con una multa de 36 euros, y ahora costará 200.

Entre las infracciones que también suben figuran algunas bastante cotidianas, como circular durante el día en motocicleta sin el alumbrado reglamentario, que también duplica el precio: de 92 a 200 euros. El mismo incremento experimentan las multas por adelantar sin señalizarlo con la suficiente antelación. Suben, pero menos, conductas como arrojar a la vía pública objetos que puedan provocar incendios o accidentes de tráfico, o circular utilizando el teléfono móvil o auriculares. En ambos casos, la sanción pasa de 150 a 200 euros.

Las infracciones muy graves se castigaban hasta ahora en la capital aragonesa con multas de entre 301 y 600 euros. Con la nueva ley, la cantidad a pagar serán 500 euros (salvo cuatro excepciones, para los supuestos más peligrosos, que se sancionarán con 650). El nuevo texto también ha unificado las tablas relativas a las infracciones por exceso de velocidad o por consumo de alcohol. Y, en este caso, con carácter general el conductor va a salir beneficiado. Además de reducirse el importe de estas multas, desaparecen las retiradas del carné de conducir. Ahora, para perder el permiso, habrá que haber perdido antes los doce puntos (ocho, en el caso de los noveles).

Descuentos del 50%

"Esta ley tiene muchos puntos positivos. Lo primero, unifica la cuantía de las multas, para que la misma infracción no se pague de forma distinta dependiendo de en qué lugar se cometa. Y eso es algo esencial es un estado de derecho", dice el intendente principal de Tráfico de la Policía Local de Zaragoza, Manuel Solanas. "Además, repercutirá beneficiosamente en el procedimiento sancionador -añade-. Porque el conductor que reconozca la infracción tendrá un mayor descuento (50%) y evitará gastos innecesarios a la administración que, al fin y al cabo, somos todos".

Etiquetas